Espacio publicitario
MiéRcoles 17 de octubre de 2018
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Dossier

{Energía y crecimiento} El gas podría revivir la economía estadounidense

En el último medio siglo, la necesidad de importar petróleo ha sido un gran dolor de cabeza para Washington y más que nunca hoy en día, con los precios del crudo por arriba de US$ 100 dólares el barril, con retracción de la economía mundial. La situación cambiaría en poco tiempo más debido a la sobreabundancia de gas natural, producto de la explotación del shale gas.

lun 21 de mayo de 2012
Comentarios: (0)



JUE 10 MAY 2012 | 11:00


Shale gas o gas de esquisto se la llama a la nueva tecnología que permite acceder a las reservas de gas perforando el esquisto mediante el “fracking”, fracturando la roca con agua inyectada a altísima presión. Una tecnología nueva que aún solo manejan unas pocasfirmas estadounidenses. (El yacimiento de Vaca Muerta que descubrió recientemente YPF sería parte de la reserva argentina, la tercera mundial de shale gas -y según algunos, motivo de la expropiación de la firma.)

Hoy en día hay en Estados Unidos al menos diez empresas extrayendo shale gas, y si siguen produciendo al ritmo actual, para el próximo mes de agosto ya no van a tener dónde guardar reservas. El gas, que actualmente cuesta la mitad que la gasolina (a la que los anglohablantes llaman gas), podría costar casi cero de seguir esta tendencia, lo que paradójicamente podría llevar a la quiebra a varias de estas compañías.

La gran potencia del norte importa más de la mitad del petróleo que consume, lo que le cuesta US$ 1000 millones diarios. El transporte automotor implica dos tercios del consumo diario, ya que hasta el año pasado –en que fue superado por China- contaba con el parque automotor más grande del planeta. El GNC es más seguro y libera menos dióxido de carbono. Además, le permitiría al consumidor un ahorro de por lo menos 50%.

En Estados Unidos sólo hay 140.000 vehículos a gas, la gran mayoría autobuses y sólo un modelo de auto –el Honda Phill-, y unas 1000 estaciones de GNC contra 120.000 de gasolina. Por otra parte, el gobierno necesitará llevar adelante una gran campaña de difusión para convencer a una población adicta al líquido carburante. Pero ya hay reservas probadas como para los próximos cien años y de proponerse la reversión a GNC, la economía estadounidense podría volver a ser – dicen- la que guía al planeta en una o dos décadas.

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets