Espacio publicitario
Miércoles 26 de abril de 2017
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Economía y Política

En 2016 triunfó la teoría conspirativa

Una encuesta, realizada por Economist/YouGov y publicada hoy por el Washington Post, revela que hay muchos estadounidenses dispuestos a creer en teorías conspirativas, tonterías, locuras y cosas probablemente no ciertas.

vie 30 de diciembre de 2016
Comentarios: (0)

Galeria de imagenes
Anterior
Ampliar
Siguiente

 

La encuesta, que fue realizada a mediados de diciembre por Economist/Yougov y publicada hoy por el Washington Post, descubre que la disposición a creer en teorías conspiratorias está directamente relacionada con que esa teoría coincida con sus preferencias políticas (cualquier parecido con la Argentina es pura coincidencia).

 

Un ejemplo. Hace algunos meses hubo en Estados Unidos lo que llamaron el "Pizzagate". El rumor circulante decía que Hillary Clinton colaboraba con un grupo que esclavizaba sexualmente a niños que trabajaban en un círculo de pizzerías y la prueba la encontraban en palabras clave de emails demócratas hackeados.

 

Casi la mitad de las personas que votaron por Trump creen que esta teoría es cierta. La pregunta fue:

 

Diga si cree que las siguientes declaraciones son ciertas o no: "Emails filtrados de varios miembros de la campaña de Hillary Clinton contenían palabras clave para pedofilia, tráfico humano y abuso ritual satánico, lo que algunos denominan el Pizzagate."

 

Las alternativas eran

Definitivamente/probablemente cierto

Definitivamente/probablemente falso

 

Para 46% de quienes votaron por Trump esto es cierto y para 53% falso.

Para 17% de quienes votaron por Clinton esto es cierto y para 82%, falso.

 

También alrededor de la mitad de los votantes de Trump creen que el presidente Barack Obama nació en Kenia aunque esta teoría haya sido fehacientemente demostrada falsa.

 

Los ejemplos son muchos y no hay necesidad de mencionarlos porque en nuestro país circulan cosas por el estilo. Lo vemos sin necesidad de hacer encuestas. Sólo hace falta conversar un poco con gente que repite con convicción teorías absurdas que les llegan anónimamente en cadenas de mails o en las redes sociales. Todas, pidiendo al final que las difundan a sus respectivos contactos "para que estén en estado de alerta".

 

Todas estas falsas creencias a algunos les dan risa, a otros les producen terror. El resultado de este mal uso de los recursos que nos pone a mano la tecnología, dice Catherine Rampell, la columnista del Washington Post, es violencia, acoso, malas políticas y todo eso lleva, en última instancia, al deterioro de la democracia.

Comentarios de los lectores
Para poder enviar su comentario necesitas ser usuario registrado del sitio.
Registrarme!
Ingresar
Gracias por enviarnos su comentario.
La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad, claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: malas palabras e insultos no serán publicados.
Comentario
Enviando formulario...
-
Borrar
Enviar
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets