Espacio publicitario
Domingo 20 de octubre de 2019
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Economía y Política

Enarsa, con la argentinización de Esso e YPF y Moreno, ejecutará la futura política energética

La inclusión de las inversiones en el pacto social a cinco años promovido por la candidata favorita en los próximos comicios tiene un destinatario principal: el sector petrolero, gasífero y eléctrico.

mar 16 de octubre de 2007
Comentarios: (0)
Por: ,

Mientras en el día a día, “Lassie” sería el cancerbero del precio y abastecimiento del combustible.La única reestructuración que se perfilaría en un hipotético gobierno de Cristina Kirchner abarcará a la que ha sido el área operativa más dinámica de la administración de su esposo: la política energética.

Al iniciarse 2008, si se concretasen los planes en curso, la gestión presidencial arrancaría con:

una Enarsa revitalizada como empresa estatal testigo para operar en el día a día del mercado las regulaciones que se dicten desde la Secretaría de Energía, más un dato no menor para inferir su estilo: presidida por el actual secretario de Comercio, Guillermo Moreno;
la incorporación del grupo local Petersen con 25 % de YPF, lo cual “nacionaliza” una parte de su directorio, con la supuesta incidencia en la exploración y explotación de petróleo y gas, además de la comercialización;
la toma del control, a través del grupo allegado de Marcelo Midlin, de la refinería y estaciones de servicio que puso a la venta Esso en el país.

De este modo, en una etapa crucial para las inversiones y el abastecimiento de energía, su manejo bajará desde la superestructura del Ministerio de Planificación al propio teatro de operaciones.

Además de los porcentajes de mercado, el Estado buscará meter baza en dos cuestiones vitales para la estrategia central del gobierno que viene: la fijación de precios de los combustibles y la orientación de las inversiones de riesgo hacia la expansión de las reservas de petróleo y gas. A lo que se agregarán las llamadas telefónicas y acciones intimidatorias de “Lassie” Moreno al resto de los operadores cuando escasee el suministro de energía, sobre todo a partir de los primeros calores de la temporada estival.

¿La presencia de Moreno significará el pase de Julio de Vido en el Ministerio de Planificación? Es lo que la campaña de los Kirchner pretende hacer creer a los empresarios para tranquilizar las aguas mientras se dirime en las urnas si la senadora vence en primera vuelta o va a segunda.

En el primer caso, el día después, De Vido volverá a tomar protagonismo público, aunque su continuidad luego del 10 de diciembre no sería ya en el rol actual de activo operador de campo, del cual se ocupará Moreno, sino de administrador de la gran política energética.

¿Qué será de la Shell con el archienemigo de su conducción local al frente de la competidora estatal, pletórico de potestad reguladora? ¿Relevará la angloholandesa a todo el directorio o seguirá el camino de Esso?

Renta petrolera

2008 tiene en juego una renta petrolera distinta a la vigente y la participación de nuevos jugadores paraestatales: de los US$ 23 que cotiza el barril de petróleo en el plano doméstico, contra los alrededor de US$ 80 que rigen en el internacional, se prevé un salto a US$ 50 en la cotización local (o sea, se duplicará), y el gobierno tendrá una mayor injerencia en la distribución de esos márgenes.

De ahí la inclusión de las inversiones en un pacto social por cinco años, junto con los precios y los salarios, que anunció la candidata ante la Asociación de Empresarios Argentinos.

La llave para abrir los flujos de capital internacionales que financiarán esta concepción mixta e integrada regionalmente de la política energética nacional la tiene el Club de París, donde la anuencia del Fondo Monetario Internacional para no imponer auditorías políticamente invendibles para el gobierno de los Kirchner será la clave de acceso a los US$ 4.000 millones que se necesitan invertir para recomponer la oferta energética doméstica.

Como informáramos, se amasa una gran movida regional por el control de las reservas y la producción de hidrocarburos, con la participación excluyente de Venezuela y Brasil.

La decisión de la Exxon Mobile de salir de los países del Mercosur ha activado las negociaciones de integración entre los gobiernos que lo componen, incluido el de Chávez, que sólo espera el trámite legislativo brasileño para acoplarse al subbloque continental. Como aperitivo, logró la aquiescencia de Itamaraty para abrir de una vez el Banco del Sur.

La sintonía entre Petrobrás y Pdvsa abrió la posibilidad de que ambas acepten que Enarsa cobre identidad práctica como compañía estatal argentina y la oportunidad de “nacionalizar” la Esso a través de la compra por parte de un grupo empresario local allegado, como el Pampa Holding, ex Dolphin, de Marcelo Midlin, asoma inmediata, ya que en el caso del ingreso de Enrique Eskenazi a YPF será un “medio pie” hasta que la española Repsol venda el otro 20 % a capitales argentinos.

Además de la aparición institucional en solicitadas publicadas en los diarios del Pampa Holding, donde afirma: “Estamos invirtiendo $1.200 millones en 4 centrales eléctricas”, “El Cronista” informó anteayer que Mindlin ya tuvo encuentros con ejecutivos de Esso en Nueva York; y realizó el road show a fin de juntar los fondos para las 500 estaciones franquiciadas de Esso, las 90 propias y la refinería de Campana.

“Una vez oficializado como futuro dueño de Esso, a Mindlin le llegará el momento de negociar qué parte le toca a Enarsa (que {en teoría} puede brindarle yacimientos a la compañía), pero sin desprenderse nunca de la mayoría accionaria ni decisoria”, asegura el diario.

Pampa Holding así se expandirá de la producción y generación de electricidad a la de combustibles y podrá asociarse en la exploración y explotación de áreas petroleras que caigan en poder de Enarsa. No sólo las de baja recuperación que posee actualmente, sino las que se vayan agregando en la medida en que se revoquen los contratos con compañías que no hayan cumplido con las inversiones comprometidas.

La conjugación de la tarifa que deberán ir recomponiendo, la sintonía fina de la oferta diaria de energía y la orientación de las inversiones hacia el mediano plazo constituyen un peculiar negocio, que sólo puede entender quien lo ejecuta y puede echar el guante a fondos alternativos, como los fiduciarios y los subsidios.

YPF

“La Nación” informó hace días que el presidente de Repsol, Antonio Brufau, dijo durante un encuentro con representantes de la Asociación de Periodistas de Información Económica de España esperar que “en el primer trimestre de 2008 podamos dar la noticia de que hemos llegado a un acuerdo, para que en el primer semestre se incorpore un socio argentino, y realizar la salida a la Bolsa de un paquete de entre 15 y 20% de YPF. Las negociaciones van muy bien", había señalado Brufau, quien precisó que el interés de tener un socio local "facilita las operaciones en el terreno. Las sensibilidades locales se cumplen mejor si tienes socios locales".

En la oportunidad, Brufau anunció también un ambicioso plan de inversiones de entre 5000 y 6000 millones de euros (entre US$ 7.000 y 8.400 millones) por año, que estará centrado fuera de América latina. En las oficinas de Buenos Aires, no obstante, aclararon que la compañía proyecta mantener los desembolsos en la Argentina al mismo ritmo que durante los años anteriores. El año pasado, la petrolera destinó al país unos US$ 1.700 millones.
El comentario que realizara Brufau en la oportunidad fue elocuente: "Repsol tiene poco peso en América latina. No hay que pensar en desinvertir en la región, donde tenemos activos muy buenos. Nuestra estrategia es crecer en el resto del mundo, hacer que el peso de América latina sea menor". El plan de negocios estará abocado, más que nada, a proyectos en Libia, Argelia, el Golfo de México y Trinidad y Tobago, áreas en las que la petrolera parece haber encontrado lo que buscaba desde hacía algunos años: reducir el riesgo argentino. La iniciativa de prestar atención a otros destinos se suma a la pretensión por desprenderse aquí de 45% de YPF, si se consideran la venta inicial y luego la salida a la Bolsa.

Desde una posición distinta en el continente, la Exxon también afinó la puntería hacia el sudeste asiático, que le demandará ingentes capitales, parte de los cuales saldrán de la venta de la operación en las zonas menos rentables para la compañía, como el Mercosur, donde las existencias hay que escarbarlas a mayores costos y la demanda interna de la región no puede afrontarlos en los precios de los combustibles. Tampoco las perspectivas de generar excedentes exportables son claras para asumir los riesgos de tamañas inversiones.

Aperitivo estival

“La Nación” confirmó y amplió un informe reservado que dimos hace unos días. Cammesa, ente que administra el sistema nacional de electricidad, proyecta que, en las actuales condiciones de crecimiento, la demanda alcanzará en marzo próximo los 19.100 megavatios. “Para tener una idea de qué significa habría que recordar que el último pico, los casi 18.400 MW del 28 de mayo pasado, provocó apagones en el sector residencial en la Capital Federal y el conurbano, y llevó al gobierno a tomar la decisión de cortarles la luz a las empresas, diariamente, durante dos meses. Gracias a ese racionamiento, se logró mantener siempre el consumo por debajo de los 17.500 MW. El sector murmura, entonces, una cuenta elemental: con una previsión de 19.100 MW, habrá que trabajar mucho para evitar que vuelvan las interrupciones”, explica.

Un directivo de una de las compañías comentó al matutino que muy pocas veces desde 1992 las usinas habían tenido que recurrir a los combustibles líquidos durante la primavera (como sucede ahora) y que las instalaciones que supieron ser las más modernas del mundo y que no reciben inversiones desde 1999 deberán acostumbrarse a funcionar con gas, su combustible natural, sólo durante otoños y primaveras benévolas. “El cálculo vuelve a ser fácil: la última central se hizo en el país hace ocho años y la demanda creció, desde entonces, 45 %, indicó.
Mercado digital había publicado la semana pasada un dato reservado chequeado en fuentes del sector sobre los temores que se manejan en el área oficial de la distribución energética en cuanto a un veranito anticipado en noviembre, que jaqueará el frágil equilibrio actual. “Los desajustes, que se habían atenuado en septiembre, volvieron a insinuarse ayer. La disponibilidad de gas para las centrales eléctricas, que era hace dos semanas de 90%, se ubicó ayer sólo en 40 %. Los problemas empezaron a las 11 y fueron confirmados a “La Nación” en despachos oficiales y empresariales.

Así, un corte de luz que duró tres horas en el yacimiento El Portón, que opera Repsol YPF, originó problemas de inyección y restó 2 millones de metros cúbicos al gasoducto Neuba II.

El matutino destacó que el volumen habría sido insignificante, pero hizo más frío del previsto y varios porteños encendieron la calefacción y consumieron 6 millones de metros cúbicos más de lo habitual en estos días.

Desde el gobierno (agregó) se le pidió entonces a Cammesa que instruyera a las usinas a ahorrar 8 millones. El procedimiento se hizo otra vez con sigilo. Ningún papel firmado; sólo órdenes telefónicas, advertencias y pedidos de silencio, un aperitivo de lo que será el modus operandi de Moreno desde Enarsa.

Prosigue “La Nación”: ¿Qué verano y qué invierno energéticos heredará entonces el próximo gobierno? En el sector eléctrico callan, pero dejan emerger, casi al pasar, la siguiente inquietud: el pico de demanda del año próximo contará, como oferta agregada, sólo con las dos turbinas de 270 MW de la usina que se construye en Campana, prevista para arrancar entre marzo y abril. Serán en realidad 500 MW disponibles, porque la escasez de gas obligará a operar con gasoil, combustible que reduce 10% la capacidad de generación.

Y añade: las turbinas de la central de Timbués, en cambio, empezarán a funcionar sólo después del invierno, como consecuencia de las adaptaciones que se requieren para el referido cambio de combustible. Entre otras, un puerto y cañerías para el abastecimiento con líquidos.

El artículo pone de manifiesto que ambas centrales, la de Timbúes y la de Campana, tienen destino gasolero. Por eso Siemens, la constructora, adaptó todas las calderas. El gas boliviano se había pensado como la solución natural de acuerdo con los análisis de integración regional, pero quedó algo relegado ante el retraso de las inversiones en el Altiplano, según adelantó la semana pasada el gobierno de Evo Morales.

Dentro del panorama inquietante, el clima ha dado una suerte de tregua preelectoral: gracias a la mejora de las temperaturas -tras lo que fue definido como el invierno más duro de los últimos 45 años- el país pudo ayer terminar de devolverle a Brasil la electricidad que le había comprado para paliar la escasez. Y como la sequía mantiene las represas del Comahue con agua por debajo del nivel de seguridad, se las está preservando.



Mientras en el día a día, “Lassie” sería el cancerbero del precio y abastecimiento del combustible.La única reestructuración que se perfilaría en un hipotético gobierno de Cristina Kirchner abarcará a la que ha sido el área operativa más dinámica de la administración de su esposo: la política energética.

Al iniciarse 2008, si se concretasen los planes en curso, la gestión presidencial arrancaría con:

una Enarsa revitalizada como empresa estatal testigo para operar en el día a día del mercado las regulaciones que se dicten desde la Secretaría de Energía, más un dato no menor para inferir su estilo: presidida por el actual secretario de Comercio, Guillermo Moreno;
la incorporación del grupo local Petersen con 25 % de YPF, lo cual “nacionaliza” una parte de su directorio, con la supuesta incidencia en la exploración y explotación de petróleo y gas, además de la comercialización;
la toma del control, a través del grupo allegado de Marcelo Midlin, de la refinería y estaciones de servicio que puso a la venta Esso en el país.

De este modo, en una etapa crucial para las inversiones y el abastecimiento de energía, su manejo bajará desde la superestructura del Ministerio de Planificación al propio teatro de operaciones.

Además de los porcentajes de mercado, el Estado buscará meter baza en dos cuestiones vitales para la estrategia central del gobierno que viene: la fijación de precios de los combustibles y la orientación de las inversiones de riesgo hacia la expansión de las reservas de petróleo y gas. A lo que se agregarán las llamadas telefónicas y acciones intimidatorias de “Lassie” Moreno al resto de los operadores cuando escasee el suministro de energía, sobre todo a partir de los primeros calores de la temporada estival.

¿La presencia de Moreno significará el pase de Julio de Vido en el Ministerio de Planificación? Es lo que la campaña de los Kirchner pretende hacer creer a los empresarios para tranquilizar las aguas mientras se dirime en las urnas si la senadora vence en primera vuelta o va a segunda.

En el primer caso, el día después, De Vido volverá a tomar protagonismo público, aunque su continuidad luego del 10 de diciembre no sería ya en el rol actual de activo operador de campo, del cual se ocupará Moreno, sino de administrador de la gran política energética.

¿Qué será de la Shell con el archienemigo de su conducción local al frente de la competidora estatal, pletórico de potestad reguladora? ¿Relevará la angloholandesa a todo el directorio o seguirá el camino de Esso?

Renta petrolera

2008 tiene en juego una renta petrolera distinta a la vigente y la participación de nuevos jugadores paraestatales: de los US$ 23 que cotiza el barril de petróleo en el plano doméstico, contra los alrededor de US$ 80 que rigen en el internacional, se prevé un salto a US$ 50 en la cotización local (o sea, se duplicará), y el gobierno tendrá una mayor injerencia en la distribución de esos márgenes.

De ahí la inclusión de las inversiones en un pacto social por cinco años, junto con los precios y los salarios, que anunció la candidata ante la Asociación de Empresarios Argentinos.

La llave para abrir los flujos de capital internacionales que financiarán esta concepción mixta e integrada regionalmente de la política energética nacional la tiene el Club de París, donde la anuencia del Fondo Monetario Internacional para no imponer auditorías políticamente invendibles para el gobierno de los Kirchner será la clave de acceso a los US$ 4.000 millones que se necesitan invertir para recomponer la oferta energética doméstica.

Como informáramos, se amasa una gran movida regional por el control de las reservas y la producción de hidrocarburos, con la participación excluyente de Venezuela y Brasil.

La decisión de la Exxon Mobile de salir de los países del Mercosur ha activado las negociaciones de integración entre los gobiernos que lo componen, incluido el de Chávez, que sólo espera el trámite legislativo brasileño para acoplarse al subbloque continental. Como aperitivo, logró la aquiescencia de Itamaraty para abrir de una vez el Banco del Sur.

La sintonía entre Petrobrás y Pdvsa abrió la posibilidad de que ambas acepten que Enarsa cobre identidad práctica como compañía estatal argentina y la oportunidad de “nacionalizar” la Esso a través de la compra por parte de un grupo empresario local allegado, como el Pampa Holding, ex Dolphin, de Marcelo Midlin, asoma inmediata, ya que en el caso del ingreso de Enrique Eskenazi a YPF será un “medio pie” hasta que la española Repsol venda el otro 20 % a capitales argentinos.

Además de la aparición institucional en solicitadas publicadas en los diarios del Pampa Holding, donde afirma: “Estamos invirtiendo $1.200 millones en 4 centrales eléctricas”, “El Cronista” informó anteayer que Mindlin ya tuvo encuentros con ejecutivos de Esso en Nueva York; y realizó el road show a fin de juntar los fondos para las 500 estaciones franquiciadas de Esso, las 90 propias y la refinería de Campana.

“Una vez oficializado como futuro dueño de Esso, a Mindlin le llegará el momento de negociar qué parte le toca a Enarsa (que {en teoría} puede brindarle yacimientos a la compañía), pero sin desprenderse nunca de la mayoría accionaria ni decisoria”, asegura el diario.

Pampa Holding así se expandirá de la producción y generación de electricidad a la de combustibles y podrá asociarse en la exploración y explotación de áreas petroleras que caigan en poder de Enarsa. No sólo las de baja recuperación que posee actualmente, sino las que se vayan agregando en la medida en que se revoquen los contratos con compañías que no hayan cumplido con las inversiones comprometidas.

La conjugación de la tarifa que deberán ir recomponiendo, la sintonía fina de la oferta diaria de energía y la orientación de las inversiones hacia el mediano plazo constituyen un peculiar negocio, que sólo puede entender quien lo ejecuta y puede echar el guante a fondos alternativos, como los fiduciarios y los subsidios.

YPF

“La Nación” informó hace días que el presidente de Repsol, Antonio Brufau, dijo durante un encuentro con representantes de la Asociación de Periodistas de Información Económica de España esperar que “en el primer trimestre de 2008 podamos dar la noticia de que hemos llegado a un acuerdo, para que en el primer semestre se incorpore un socio argentino, y realizar la salida a la Bolsa de un paquete de entre 15 y 20% de YPF. Las negociaciones van muy bien", había señalado Brufau, quien precisó que el interés de tener un socio local "facilita las operaciones en el terreno. Las sensibilidades locales se cumplen mejor si tienes socios locales".

En la oportunidad, Brufau anunció también un ambicioso plan de inversiones de entre 5000 y 6000 millones de euros (entre US$ 7.000 y 8.400 millones) por año, que estará centrado fuera de América latina. En las oficinas de Buenos Aires, no obstante, aclararon que la compañía proyecta mantener los desembolsos en la Argentina al mismo ritmo que durante los años anteriores. El año pasado, la petrolera destinó al país unos US$ 1.700 millones.
El comentario que realizara Brufau en la oportunidad fue elocuente: "Repsol tiene poco peso en América latina. No hay que pensar en desinvertir en la región, donde tenemos activos muy buenos. Nuestra estrategia es crecer en el resto del mundo, hacer que el peso de América latina sea menor". El plan de negocios estará abocado, más que nada, a proyectos en Libia, Argelia, el Golfo de México y Trinidad y Tobago, áreas en las que la petrolera parece haber encontrado lo que buscaba desde hacía algunos años: reducir el riesgo argentino. La iniciativa de prestar atención a otros destinos se suma a la pretensión por desprenderse aquí de 45% de YPF, si se consideran la venta inicial y luego la salida a la Bolsa.

Desde una posición distinta en el continente, la Exxon también afinó la puntería hacia el sudeste asiático, que le demandará ingentes capitales, parte de los cuales saldrán de la venta de la operación en las zonas menos rentables para la compañía, como el Mercosur, donde las existencias hay que escarbarlas a mayores costos y la demanda interna de la región no puede afrontarlos en los precios de los combustibles. Tampoco las perspectivas de generar excedentes exportables son claras para asumir los riesgos de tamañas inversiones.

Aperitivo estival

“La Nación” confirmó y amplió un informe reservado que dimos hace unos días. Cammesa, ente que administra el sistema nacional de electricidad, proyecta que, en las actuales condiciones de crecimiento, la demanda alcanzará en marzo próximo los 19.100 megavatios. “Para tener una idea de qué significa habría que recordar que el último pico, los casi 18.400 MW del 28 de mayo pasado, provocó apagones en el sector residencial en la Capital Federal y el conurbano, y llevó al gobierno a tomar la decisión de cortarles la luz a las empresas, diariamente, durante dos meses. Gracias a ese racionamiento, se logró mantener siempre el consumo por debajo de los 17.500 MW. El sector murmura, entonces, una cuenta elemental: con una previsión de 19.100 MW, habrá que trabajar mucho para evitar que vuelvan las interrupciones”, explica.

Un directivo de una de las compañías comentó al matutino que muy pocas veces desde 1992 las usinas habían tenido que recurrir a los combustibles líquidos durante la primavera (como sucede ahora) y que las instalaciones que supieron ser las más modernas del mundo y que no reciben inversiones desde 1999 deberán acostumbrarse a funcionar con gas, su combustible natural, sólo durante otoños y primaveras benévolas. “El cálculo vuelve a ser fácil: la última central se hizo en el país hace ocho años y la demanda creció, desde entonces, 45 %, indicó.
Mercado digital había publicado la semana pasada un dato reservado chequeado en fuentes del sector sobre los temores que se manejan en el área oficial de la distribución energética en cuanto a un veranito anticipado en noviembre, que jaqueará el frágil equilibrio actual. “Los desajustes, que se habían atenuado en septiembre, volvieron a insinuarse ayer. La disponibilidad de gas para las centrales eléctricas, que era hace dos semanas de 90%, se ubicó ayer sólo en 40 %. Los problemas empezaron a las 11 y fueron confirmados a “La Nación” en despachos oficiales y empresariales.

Así, un corte de luz que duró tres horas en el yacimiento El Portón, que opera Repsol YPF, originó problemas de inyección y restó 2 millones de metros cúbicos al gasoducto Neuba II.

El matutino destacó que el volumen habría sido insignificante, pero hizo más frío del previsto y varios porteños encendieron la calefacción y consumieron 6 millones de metros cúbicos más de lo habitual en estos días.

Desde el gobierno (agregó) se le pidió entonces a Cammesa que instruyera a las usinas a ahorrar 8 millones. El procedimiento se hizo otra vez con sigilo. Ningún papel firmado; sólo órdenes telefónicas, advertencias y pedidos de silencio, un aperitivo de lo que será el modus operandi de Moreno desde Enarsa.

Prosigue “La Nación”: ¿Qué verano y qué invierno energéticos heredará entonces el próximo gobierno? En el sector eléctrico callan, pero dejan emerger, casi al pasar, la siguiente inquietud: el pico de demanda del año próximo contará, como oferta agregada, sólo con las dos turbinas de 270 MW de la usina que se construye en Campana, prevista para arrancar entre marzo y abril. Serán en realidad 500 MW disponibles, porque la escasez de gas obligará a operar con gasoil, combustible que reduce 10% la capacidad de generación.

Y añade: las turbinas de la central de Timbués, en cambio, empezarán a funcionar sólo después del invierno, como consecuencia de las adaptaciones que se requieren para el referido cambio de combustible. Entre otras, un puerto y cañerías para el abastecimiento con líquidos.

El artículo pone de manifiesto que ambas centrales, la de Timbúes y la de Campana, tienen destino gasolero. Por eso Siemens, la constructora, adaptó todas las calderas. El gas boliviano se había pensado como la solución natural de acuerdo con los análisis de integración regional, pero quedó algo relegado ante el retraso de las inversiones en el Altiplano, según adelantó la semana pasada el gobierno de Evo Morales.

Dentro del panorama inquietante, el clima ha dado una suerte de tregua preelectoral: gracias a la mejora de las temperaturas -tras lo que fue definido como el invierno más duro de los últimos 45 años- el país pudo ayer terminar de devolverle a Brasil la electricidad que le había comprado para paliar la escasez. Y como la sequía mantiene las represas del Comahue con agua por debajo del nivel de seguridad, se las está preservando.

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets