Espacio publicitario
Martes 16 de julio de 2019
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Economía y Política

La construcción repechó y cerrará el año entre 2 y 3% positivo

Tras la fuerte contracción exhibida durante 2012, la construcción evidenció una recuperación en el primer semestre del año, repunte que no se observó en el sector inmobiliario, afirma el estudio 933 de Ecolatina.

lun 5 de agosto de 2013
Comentarios: (0)

Galeria de imagenes
Anterior
Ampliar
Siguiente

Para el segundo semestre, la actividad de la construcción podría mantener la expansión gracias a la abundante liquidez de la economía, cierto impulso del CEDIN y el apuntalamiento del sector público a través de obras y del Plan Pro.Cre.Ar.

 

En el mejor de los casos, esperamos un crecimiento de la construcción del 3% en 2013. Pero si se deterioran las condiciones económicas la expansión no superará 2%.

 

Según el Indicador Sintético de la Construcción, el sector creció 2,8% i.a. durante el primer semestre del año. Asimismo, el Índice Construya mostró una expansión de 4% i.a. en los primeros seis meses del año.

 

Todavía no se registra un repunte de los permisos de construcción, que acumulan a mayo una exigua caída (-0,2% i.a.). Y la cantidad de trabajadores registrados en la construcción se contrajo 4,4% i.a. en los primeros cinco meses del año.

 

Con respecto a la obra pública, ha ido mejorando a lo largo del año. El Fondo Federal Solidario –proveniente de las retenciones a la soja– creció 11,2% i.a. entre enero y julio. Y las transferencias de capital discrecionales a las provincias aceleraron su tasa de expansión durante los primeros cinco meses del año (+41,7% i.a. en 2013 vs. +21,1% i.a. en 2012).

 

Además, el gobierno decidió ampliar el Programa de Crédito Argentina (Pro.Cre.Ar), con un aporte adicional del Tesoro de $ 2.000 millones en mayo.

 

El repunte que exhibe la construcción no se observó en el sector inmobiliario. La cantidad de escrituras de compra–venta en Capital Federal cayó 34,4% en los primeros cinco meses del año, mientras que en la Provincia de Buenos Aires se contrajeron 19,3% i.a. durante el primer semestre de 2013.

 

Para el segundo semestre, la actividad de la construcción podría mantener la expansión evidenciada en la primera mitad del año, gracias a la abundante liquidez de la economía, cierto impulso del CEDIN y el apuntalamiento del sector público a través de obras y del Plan Pro.Cre.Ar.

 

De todas formas, la intensidad del repunte dependerá de la evolución de diversos factores.

 

Por un lado esperamos una aceleración del gasto en obras públicas, y que los agentes privados sigan invirtiendo en el sector, ante la ausencia de alternativas de inversión a la hora de resguardar sus ahorros, señala el informe de Ecolatina.

 

Pero por otro, la escasez estructural de divisas no se revertirá durante el segundo semestre y, en un contexto de elevada incertidumbre y falta de reglas claras, hay pocos incentivos a la construcción de nuevos emprendimientos. Además, pasadas las elecciones legislativas el gasto público de capital se frenará.

 

De hecho, las firmas dedicadas a la obra pública son relativamente optimistas sobre la actividad del tercer trimestre: 29,4% espera un aumento de la actividad, y sólo 22,5% una disminución. En cambio, las expectativas de las empresas del sector privado siguen estables: 22,8% espera un aumento de la actividad, y 22,7% una disminución.

 

En el mejor de los casos, esperamos un crecimiento de la construcción del 3% en 2013. Pero si se deterioran las condiciones económicas en el segundo semestre, la expansión no superará el 2%.

La construcción se recuperó en el primer semestre de 2013

Tras la fuerte contracción exhibida durante 2012 –en gran medida producto de la implementación del cepo cambiario– la actividad de la construcción evidencia indicios de recuperación. No solamente la caída del sector se atenuó durante el primer trimestre de 2013, sino que presentó un fuerte repunte entre abril y junio.

Según el Indicador Sintético de la Construcción (ISAC), publicado por el INDEC, el sector mostró una recuperación de +2,8% i.a. durante el primer semestre del año. Ésta respondió a una menor contracción entre enero y marzo de 2013 (-1,3% i.a.), combinada con una elevada expansión en el segundo trimestre (+7% i.a.).

Asimismo, el Índice Construya (el cual condensa las ventas de materiales de construcción de las principales empresas del sector) mostró una expansión de 4% i.a. en los primeros seis meses del año, gracias a una mínima caída (-0,2% i.a.) entre enero y marzo, y al aumento de 8,1% i.a. entre abril y junio.

También se puede apreciar la recuperación del sector analizando el comportamiento de uno de los principales insumos de la construcción: los despachos de cemento aumentaron 6,9% i.a. durante el primer semestre del año.

A diferencia de los insumos, los permisos de construcción acumulan a mayo una exigua caída (-0,2% i.a.). Los metros cuadrados aprobados para edificar se contrajeron 6,5% i.a. en el primer trimestre (principalmente, debido a un desplome de 10,3% i.a. en enero) y luego se expandieron 7,9% i.a. entre abril y mayo. Esto muestra que el principal motor de la actividad son las obras en curso y refacciones, más que los nuevos proyectos edilicios.

Lamentablemente, el repunte de la actividad no alcanzó para detener la retracción del empleo en el sector: la cantidad de trabajadores registrados en la construcción se contrajo 4,4% i.a. en los primeros cinco meses del año, según el Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC).

Igualmente, vale destacar que el empleo del sector ha comenzado a desacelerar el ritmo de caída evidenciado desde 2012, y que se ha recuperado después del menor valor en tres años alcanzado a principios de este año (únicamente 317.629 trabajadores registrados).

Con respecto a la obra pública, ésta ha ido mejorando a lo largo del año. Por un lado, el Fondo Federal Solidario –que se financia con el 30% de las retenciones al complejo sojero– creció 11,2% i.a. en los primeros siete meses de 2013. Asimismo, las transferencias de capital discrecionales a las provincias aceleraron su tasa de expansión durante los primeros cinco meses del año (+41,7% i.a. en 2013 vs. +21,1% i.a. en 2012).

Recientemente, el gobierno decidió ampliar el Programa de Crédito Argentina (Pro.Cre.Ar), plan de préstamos hipotecarios a tasas bajas para construir o refaccionar viviendas, lanzado en junio de 2012. El programa es financiado por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSeS y administrado por el Banco Hipotecario, pero el Tesoro realizó en mayo un aporte adicional de $ 2.000 millones al mismo.

El repunte que se exhibe en la actividad de la construcción no se observó en el sector inmobiliario, que sigue sufriendo a causa del cepo cambiario. Según el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, la cantidad de escrituras de compra–venta en Capital Federal cayó 34,4% en los primeros cinco meses del año, mientras que en la Provincia de Buenos Aires se contrajeron 19,3% i.a. durante el primer semestre de 2013.

Es importante destacar que el blanqueo de capitales –lanzado por el gobierno para apuntalar las operaciones inmobiliarias mediante el uso de Certificados de Depósito para Inversión (CEDIN) – aún no está dando resultado. Desde su inicio, a principios de julio, solamente han ingresado aproximadamente US$ 12 millones en CEDIN, muy por debajo de lo esperado.

En síntesis, tras la fuerte caída de la construcción en 2012 (-5% anual según nuestras estimaciones), el sector muestra una recuperación en los primeros meses del año. Sin embargo, dado que el sector desaceleraría su crecimiento respecto del pico del segundo trimestre, este año no se recuperarán los niveles de actividad de 2011.

 

Perspectivas para la segunda mitad del año

Para el segundo semestre, se espera que la actividad de la construcción mantenga un nivel de expansión similar al evidenciado durante la primera mitad del año. Por un lado, esperamos una aceleración del gasto en obras públicas y de capital –teniendo en cuenta que se avecinan las elecciones–, aunque éste se atenuará en los últimos dos meses del año. Por el otro, los agentes privados seguirán invirtiendo en el sector, ante la ausencia de alternativas de inversión a la hora de resguardar sus ahorros.

Sin embargo, la escasez estructural de divisas no se revertirá durante el segundo semestre, por lo que el mercado inmobiliario –cuya unidad de medida es mayormente el dólar– seguirá siendo afectado negativamente. Además, en un contexto de elevada incertidumbre y falta de reglas claras, hay pocos incentivos a la construcción de nuevos emprendimientos.

Si bien no se espera que el desempeño de la construcción durante el segundo semestre del año supere el pico presenciado en el período abril-junio (+7% i.a.), éste podría ser –en un escenario favorable– similar al de la primera mitad del año (+3% i.a.).

La abundancia de liquidez en la economía, cierto impulso del CEDIN al sector inmobiliario y el apuntalamiento al sector público a través de obras y del Plan Pro.Cre.Ar son los factores que podrían sostener la actividad de la construcción en los próximos meses.

Sin embargo, no puede descartarse la posibilidad de un escenario de menor expansión durante los últimos seis meses del año. Las elevadas presiones cambiarias, un clima de inversión enrarecido y la continua presión de los costos, podrían hacer mella en la actividad de la construcción.

De acuerdo con la encuesta cualitativa del sector, llevada a cabo por el INDEC, las firmas dedicadas a la obra pública son relativamente optimistas respecto del desempeño de la construcción en el tercer trimestre (29,4% de los encuestados espera un aumento de la actividad y sólo 22,5% una disminución). En cambio, las expectativas de las empresas abocadas a la obra privada son estables para julio y septiembre de este año (22,8% de los encuestados espera un aumento de la actividad y 22,7% una disminución).

En conclusión, estimamos que la construcción trepará en 2013. En el mejor de los casos la expansión rondará 3% i.a. pero si se deterioran las condiciones económicas en el segundo semestre, la expansión no superaría el 2%. Esto implica un repunte frente a la caída de 2012, pero la actividad podría no volver a los niveles récord de 2011

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets