Espacio publicitario
Jueves 18 de julio de 2019
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Economía y Política

La inyección al consumo llega hasta fin de año

Ecolatina estima para lo que queda del año que el consumo mantendría cierto dinamismo gracias a la reciente ampliación del mínimo no imponible y al pleno efecto del ajuste de los topes máximos de facturación del monotributo.

lun 14 de octubre de 2013
Comentarios: (0)

Galeria de imagenes
Anterior
Ampliar
Siguiente

Sin embargo, el próximo año plantea incertidumbre. Una vez pasado octubre, es de esperar que el Ejecutivo modere el gasto fiscal. No solamente por la falta de incentivos electorales, sino también por las restricciones de caja que el gobierno enfrenta, señala el informe ISE 943 de la consultora Ecolatina.

 

Además, en la medida que la inflación persista elevada, la suba de precios va a comenzar a recuperar el terreno cedido en la carrera frente a los salarios. Por último, el magro crecimiento esperado para 2014, frenará el mercado laboral.

 

Por todo esto, es probable que el año entrante el consumo entre nuevamente en una dinámica de virtual estancamiento, como sucedió a mediados de 2012.

 

Los estímulos fiscales preelectorales sirvieron para mejorar las cantidades vendidas de electrodomésticos, autos 0 km y, en menor medida, consumo masivo. Pero bajó el gasto en turismo y la compraventa de inmuebles.

 

El arsenal de medidas adoptadas desde principios de año por el gobierno para contener la inflación, moderar las presiones cambiarias y estimular el ingreso de las familias cerca de las elecciones, vía una política fiscal expansiva que revitalizara el consumo, logró que el principal motor de la economía argentina recobrara dinamismo.

 

Sin embargo, la recuperación del consumo presenta altos niveles de heterogeneidad según el rubro considerado.

 

Para lo que queda del año, el consumo mantendría cierto dinamismo gracias a la reciente ampliación del mínimo no imponible y el ajuste de los topes máximos de facturación del monotributo.

 

No obstante, es probable que el año entrante el consumo entre nuevamente en una dinámica de virtual estancamiento, como sucedió a mediados de 2012.

 

Poder adquisitivo

 

A mediados del 2012, el consumo exhibió un freno que perduró hasta los primeros meses de este año. La erosión del poder adquisitivo de los salarios a causa de la elevada inflación, debilitó el gasto de las familias.

 

Con el propósito de revitalizar el consumo de cara a las elecciones de octubre, el Ejecutivo buscó desde principios de año contener la inflación, moderar las presiones cambiarias y estimular el ingreso de las familias cerca de los comicios vía una política fiscal expansiva.

El congelamiento de precios en supermercados durante los primeros meses del 2013 y la fuerte intervención para reducir la brecha cambiaria en mayo, buscaron contener estos dos focos problemáticos.

 

Pero el consumo ganó dinamismo de la mano de los aumentos salariales conseguidos en paritarias y las diversas medidas dispuestas para aumentar el ingreso disponible de las familias.

 

El sector público nacional inyectó recursos en los hogares vía una combinación de aumento del gasto público y reducción de impuestos.

 

Por caso, a mediados de año el gobierno anunció fuertes subas de las asignaciones familiares (la Asignación Universal por Hijo subió de $ 340 a $ 460). Y, tras las elecciones primarias, redujo la carga impositiva sobre los trabajadores (fuerte alza del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias y del tope de facturación de las categorías del monotributo).

 

El arsenal de medidas adoptadas logró que el principal motor de la economía argentina recobrara dinamismo. Sin embargo, la recuperación del consumo presenta altos niveles de heterogeneidad según el rubro considerado.

 

Tratamiento de la anemia

 

Pese a un primer trimestre anémico, se observó una fuerte recuperación del consumo agregado en los últimos meses. Según nuestras estimaciones, en lo que va del año trepó casi 4% i.a. presentando una elevada disparidad según rubro y canal de comercialización, señala Ecolatina.

 

Los rubros que presentan una mayor expansión de las cantidades vendidas fueron electrodomésticos, autos 0 km y, en menor medida, consumo masivo. Por otra parte, se observó una caída del gasto en turismo y la compraventa de inmuebles.

 

El mayor incremento del consumo se observa en electrodomésticos. Según el INDEC, las ventas reales crecieron 19,2% i.a. en los primeros seis meses del año. Más aún, las ventas alcanzaron un máximo en junio, solamente superado por el resultado de diciembre de 2012, mes en el que suele darse un boom en las ventas.

 

En segundo lugar, el patentamiento de automóviles creció 11,6% i.a. en los primeros nueve meses del año. La debilidad del primer trimestre de 2013 fue compensada por la fuerte expansión del segundo y tercer trimestre (+20,4% i.a. y +18% i.a. respectivamente).

 

El patentamiento de autos importados creció a una mayor tasa que el de nacionales (+12,8% i.a. vs. +8,2% i.a., respectivamente) y que los vehículos Premium[1] han exhibido tasas de incremento por encima de la media (cerca de 18% i.a.).

 

La compra de bienes durables (electrodomésticos y automóviles) se ve impulsada por la falta de alternativas rentables de inversión frente a una inflación del 25%, y la imposibilidad de adquirir divisas para atesoramiento. Esto se traduce en una mayor predisposición a la compra de estos bienes. De hecho, según la Universidad Torcuato Di Tella, la confianza del consumidor subió 5% en lo que va del año pero para adquirir bienes durables trepó 9%.

 

En particular, el patentamiento de automotores fue apuntalado por la significativa expansión del crédito prendario (+41,3% i.a. acumulado a agosto). La falta de alternativas de inversión continuó apuntalando la expansión de los créditos para financiar la compra de automóviles.

 

También se observó un aumento –aunque más acotado- del consumo masivo, con un comportamiento dispar según el canal de venta. Se observó una importante mejora de las ventas reales –deflactadas por nuestras estimaciones de precios – tanto en centros comerciales como en supermercados, (+12% i.a. y +7% i.a., respectivamente). El mayor repunte coincidió con los meses del congelamiento de precios estipulado por el gobierno.

 

Por el contrario, las ventas minoristas registradas por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa se contrajeron 2,4% i.a. en los primeros ocho meses del año, descenso que fue impulsado por las fuertes caídas de abril y mayo (-6,4% i.a. y -7,1% i.a., respectivamente).

 

El mayor descenso de las ventas minoristas coincidió con el pico de expansión en supermercados (+11% i.a. en el segundo trimestre del año), por lo que es probable que por el congelamiento de precios los consumidores se hayan volcado a los supermercados en detrimento de los comercios tradicionales.

 

En cuanto al turismo interno, la cantidad de viajeros totales dentro del país se contrajo 3,9% i.a. entre enero y julio de este año. Esto se debe principalmente debido a una reducción del número de extranjeros que visitan la Argentina (-9,4% i.a. en los primeros siete meses del año). Pero también se observa un descenso de los viajeros residentes (-2,4% i.a. acumulado) que se explica en parte porque los argentinos han reemplazado las vacaciones en el país por destinos en el exterior (el turismo emisivo trepo 5,4% i.a. en dicho período).

 

La caída del turismo interno ha tenido como consecuencia una contracción de la actividad del sector hotelero. La cantidad de pernoctaciones por parte de los residentes cayó 4,4% i.a. entre enero y julio, y el total de pernoctaciones (extranjeros + locales) descendió 5,4% i.a.

 

Asimismo, la compraventa de inmuebles siguió deteriorándose en los primeros ocho meses del año. De acuerdo con el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, la cantidad de escrituras se desplomó 32,6% i.a entre enero y agosto.

 

El mercado inmobiliario -marcadamente dolarizado- acumula entonces casi dos años de caídas ininterrumpidas debido a las restricciones a la compra de divisas. Si bien algunas operaciones puntuales se realizaron en los últimos meses a través del CEDIN, la creación del certificado no alcanzó para revertir la caída sectorial.

 

 

 

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets