Espacio publicitario
Domingo 22 de julio de 2018
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Economía y Política

Poderoso caballero es Don De Vido

Artículo publicado en Mercado en mayo 2006. Cuando nadie hablaba del entonces ministro. Hace 11 años. 

La opinión pública está más familiarizada con "los Fernández", sus bigotes y su verborragia. Sin embargo, Alberto y Aníbal juntos no tienen la mitad del poder que ostenta el Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios. Julio De Vido administra una caja descomunal. 

jue 26 de octubre de 2017
Comentarios: (0)

Galeria de imagenes
Anterior
Ampliar
Siguiente
Poderoso caballero es Don De Vido

Además, es un hábil operador político y conoce todos los secretos del Presidente, desde cuando éste era intendente de Río Gallegos.

 

Francisco de Quevedo, el gran poeta del Siglo de Oro español, sabía que, quien al lado trae dinero, es hermoso aunque sea fiero.

Esto lo sabe, también, todo aquel que administre fondos públicos. La lucha por las "cajas" es feroz en la Argentina, donde todavía no existe la Ley de Coparticipación Federal exigida por la Constitución, y el Ejecutivo cambia la Ley de Ministerios (o el Presupuesto Nacional) a cada rato, emitiendo Decretos de Necesidad y Urgencia.

La tapa de Mercado de mayo de 2006




La falta de previsibilidad provoca enfrentamientos entre Nación y provincias; entre oficialismo y oposición; aun entre ministros del propio Poder Ejecutivo.
La desaparición del Tribunal de Cuentas (reemplazado en 1994 por una Auditoría General de la Nación que sólo puede emitir opiniones a posteriori) y la negligencia del Congreso, que no considera los balances del Estado nacional (el último aprobado es el de 1996) hace que tales enfrentamientos se desarrollen sin reglas.

Una de las pujas terminó con la expulsión de Roberto Lavagna –el ministro de Economía que capeó el temporal post-devaluación– y luego de eso se encumbró Julio De Vido, el actual Super-Ministro.
El 22 de noviembre último, Lavagna denunció que algunos contratistas del Estado, se ponían "de acuerdo" para cobrar "sobreprecios". Según él, los cartels se daban en el sector de la construcción.
La afirmación no fue hecha en un ámbito cualquiera. Lavagna estaba ante medio millar de empresarios de la construcción, reunidos en la convención anual de la cámara que los agrupa, la CAC. Frente a ese auditorio subrayó: "El caso de Vialidad es bien conocido por ustedes y saben que está siendo investigado por Defensa de la Competencia [dependiente de Economía] e incluso por el Banco Mundial [que mantiene sus relaciones con el país a través de Economía]". Todos entendieron el mensaje: Lavagna quería auditar a De Vido. En materia de obra pública, no podía funcionar un cartel sin la connivencia de un sector del Estado.

Esa noche, el Presidente pareció desautorizar a su Ministro de Economía. Dejó a un lado la confrontación con los empresarios –una característica de sus discursos– para decirles a los contratistas: "Queremos que sepan que ustedes forman parte de la columna vertebral de la economía del país".
Era un rarísimo elogio, teniendo en cuenta que Kirchner vive descubriendo conspiraciones, oligopolios, abuso de mercado y manipulación de precios por todas partes.
"Es un aval a De Vido", interpretó un miembro de la CAC.

Un poco de historia


Lavagna estaba empeñado, desde hacía meses, en retomar control sobre la infraestructura y los servicios públicos.
No era el primer inquilino del Palacio de Hacienda con preocupación por el tema. Durante el gobierno de Carlos Menem, Domingo Cavallo, no cejó hasta que el Ministerio de Obras y Servicios Públicos quedó dentro de su órbita. 
Con la caída de Fernando de la Rúa y de Cavallo –que había regresado al gabinete– se reestructuró el Ejecutivo.

Ya no había un ministro de Economía fuerte. El primero que tuvo Duhalde fue Jorge Remes Lenicov.
Por otro lado, el duhaldismo quería manejar –con vistas a las elecciones de las cuales surgiría el nuevo gobierno– algunos recursos de significación proselitista. Las obras públicas e hídricas, el desarrollo urbano y la vivienda pasaron a depender directamente de la Presidencia de la Nación. 
Pero, más allá de los límites establecidos por la Ley de Ministerios, Lavagna –que el 27 de abril de 2002 sustituyó a Remes– fue adquiriendo poder por su éxito en la administración de la crisis. Su peso era tal que Kirchner –ansioso por reforzar sus chances electorales– se vio obligado a decir, en plena campaña presidencial, que su plan era confirmar al Ministro de Economía.


Consagrado Presidente, Kirchner cumplió la promesa; pero antes negoció con Duhalde una modificación a la Ley de Ministerios.

El nuevo mandatario quería tener, desde el primer día, a De Vido como contrapeso de Lavagna.
Para que ambos asumieran junto con Kirchner, Duhalde debió emitir el Decreto de Necesidad y Urgencia 1283. Lo hizo 24 horas antes de traspasar el mando: el 24 de mayo de 2003.
En los considerandos de ese decreto, se lee:

"A los fines de reflejar con mayor precisión las metas de gobierno fijadas, en especial en materia de planificación de la inversión pública tendiente a un equilibrado desarrollo geográfico regional que consolide el federalismo, se estima aconsejable proceder a la creación de un MINISTERIO DE PLANIFICACIÓN FEDERAL, INVERSIÓN PÚBLICA Y SERVICIOS, al que, en atención a la especificidad de los cometidos a asignar, le es transferido las áreas de energía y comunicaciones, provenientes del actual MINISTERIO DE ECONOMÍA; lo atinente a las obras públicas, la temática hídrica, el desarrollo urbano, la vivienda y la energía atómica, entre otras, desde la órbita de la PRESIDENCIA DE LA NACIÓN; mientras que todo lo atinente al sector minero y del transporte, desde el actual MINISTERIO DE LA PRODUCCIÓN".


En teoría, Duhalde también fortaleció al Ministro de Economía, desarmando el anterior Ministerio de la Producción. A Lavagna le serían asignadas la agricultura, la ganadería, la pesca, la industria y el comercio.
 
Sin embargo, ésas eran funciones meramente reguladoras. El Estado no tiene campos, ni ganado, ni buques pesqueros, ni industrias ni redes comerciales. 
De Vido, en cambio, podría autorizar la construcción de presas, licitar caminos, construir casas, otorgar concesiones mineras o dar subsidios al transporte. 
A la asimetría inicial fueron agregándose otras. Sucesivos Decretos de Necesidad y Urgencia ampliaron el poder de Planeamiento Federal.
Cuando Lavagna decidió salir a frenarlo, sabía muy bien que estaba poniendo a Kirchner en una encrucijada.
El discurso frente a la Cámara Argentina de la Construcción tuvo un significado clarísimo: "De Vido o yo".

 

El Súper-Ministerio



Cinco días después, Lavagna tuvo respuesta: el Presidente le pidió la renuncia. 
A partir de ese momento, De Vido comenzó a afirmarse como el Super-Ministro.
Desde los negocios con Venezuela –a través de la petrolera fantasma, ENARSA, que creó el Estado– hasta las tarifas del último peaje, todo pasa por sus manos.


ENARSA es un sello de goma, pero tiene una enorme capacidad de negociación. Se constituyó como una Sociedad Anónima, en la cual el Ministerio de Planificación Federal posee 53% y puede incorporar socios libremente. Como el Estado ha puesto en cabeza de esta Sociedad Anónima toda la plataforma submarina, los recursos hidrocarburíferos que haya bajo el Mar Argentino podrán ser negociados por el Ministerio, vendiéndoselos de manera directa a Venezuela o cualquier otro socio. 
Las dos últimas adquisiciones de De Vido fueron la ex Aguas Argentinas y la ex Dirección de Fabricaciones Militares.



El 21 de marzo, el Ministro anunció que el Ejecutivo acababa de rescindir por decreto el contrato con Aguas Argentinas, fundando tal decisión en incumplimiento, por parte de la empresa, del plan de obras comprometido: un plan cuyo objeto era la expansión y mejora del servicio. De Vido dijo, además, que la compañía había puesto "en peligro la salud de la población", y respaldó tal afirmación con datos sobre el nivel de nitratos hallado en el agua en la localidad de Lavallol.


El servicio de agua y cloacas para la Ciudad de Buenos Aires y 17 partidos del conurbano bonaerense fue asumido entonces por una empresa estatal creada al efecto: Aguas y Saneamiento Argentinos (AYSA), que actúa dentro del ámbito de Planificación Federal.

El mercado cautivo que hereda AYSA no es para despreciar. No lo despreció, por cierto, el consorcio internacional que integró Aguas Argentinas, encabezado por la francesa Suez (N° 99 entre las 500 de Fortune) y completado por la Sociedad Aguas de Barcelona, el Banco de Galicia y Buenos Aires, Vivendi, Anglian Water y la Corporación Financiera Internacional. 


AYSA es presidida por el abogado Carlos Humberto Ben, que hasta el día de la rescisión del contrato de Aguas Argentinas era director de ese consorcio. El sindicato tiene, como en Aguas Argentinas, 10%; pero ahora su secretario general, José Luis Lingieri, ejercerá mayor influencia.
La nueva empresa estatal invertirá, en el curso de un año, $349 millones en desarrollar su red. Si se tiene en cuenta el área de influencia de la compañía, se comprenderá la importancia que puede tener el tendido de cañerías durante un período electoral, sobre todo en las condiciones ya anunciadas por el Ministerio de Planificación Federal: las tarifas permanecerán congeladas y no se despedirá ni a un solo trabajador.

 

La Dirección General de Fabricaciones Militares, por su parte, es un complejo industrial apreciable. Produce armas portátiles, municiones para armas portátiles, repuestos de pistolas y carabinas, elementos de recarga; dinitrotolueno, trotyl, nitroglicerina, éter dietílico, barros explosivos, nitrocelulosas, gelignitas amónicas, agentes de voladura, emulsiones explosivas; ácido nítrico, ácido sulfúrico, amoníaco anhidro, nitrato de amonio; separadores de petróleo, vástagos y contravástagos, asientos y cuerpos de válvulas, pistones, camisas para cilindros, tanques de acero para almacenajes de combustibles, calderas, matrices, piezas forjadas y otros productos. 


Hay quienes creen que las fábricas militares, en tanto hacen a la defensa, son ajenas al Ministerio de Planificación Federal. Sin embargo, todo ese universo de productos significa gran cantidad de negocios. No se trata del eventual negocio oscuro, que tiene que ver con los famosos "retornos": el solo hecho de aprobar o rechazar a un proveedor otorga, a quien ejerce esa facultad, un poder extraordinario. Aun cuando no haya contraprestación directa, toda adjudicación tiene un valor potencial.

Poder administrador y político



Es natural que De Vido despierte celos, envidias, sospechas, críticas a imputaciones. Todo eso se amplificará ahora, cuando el país se encamina a una nueva elección presidencial. 
En Diccionario de Política, una obra conjunta de varios politólogos italianos, se dice algo que parece definir el rol del Super-Ministro de Kirchner: "La conquista de las posiciones de poder político y la administración de los recursos públicos de carácter nacional y local acrecientan los recursos de los partidos electorales de masas, que mediante aquellas posiciones pueden satisfacer las demandas de estratos diversos de la población ganándose su favor".
Kirchner eligió a De Vido para administrar fondos públicos, confiado en la probada habilidad de su Ministro para financiar la satisfacción de determinadas demandas. Dicho de otro modo, para convertir poder administrador en poder político. M

Cargos específicos

El 26 de abril, el Senado convirtió en ley un controvertido proyecto, según el cual las obras de generación, transmisión y distribución de energía serán financiadas mediante aportes compulsivos de los usuarios.
No se fijó el monto de los aportes ni se aprobó un plan de obras. Todo eso fue delegado por el Congreso en el Poder Ejecutivo. En realidad, en el ministro De Vido, quien tendrá a su cargo esas responsabilidades, a través de fondos fiduciarios.
Esta nueva ley viene a agregar un poder incalculable al que ya ejercía el ministro.
El gobierno ha defendido los "cargos específicos" y la oposición ha denunciado que son inconstitucionales. Para formarse un juicio propio, independiente de los intereses de oficialistas y opositores, conviene saber qué dice la ley aprobada:
• Créanse "cargos específicos" para el desarrollo de obras de infraestructura energética.
• Facúltase al Poder Ejecutivo a fijar el valor de los cargos específicos, y a ajustarlo en la medida que considere necesario.
• El Poder Ejecutivo podrá exceptuar a las categorías de pequeños usuarios que el propio Poder Ejecutivo determine.
• El producido de los cargos específicos se incorporará a los fideicomisos creados o por crearse para el desarrollo de las obras.
• Facúltase al Poder Ejecutivo Nacional a asignar los cargos específicos entre los distintos fideicomisos creados o por crearse.
• A través de esos fideicomisos se repagarán las inversiones y "cualquier otra erogación" asociada a la ejecución de las obras.

 

Identikit

En el sitio web del Ministerio de Planificación Federal (http://www.minplan.gov.ar) no figura el curriculum vitae del Ministro. Están los antecedentes personales de secretarios y subsecretarios; pero no los del N° 1 del Ministerio.
Por informaciones periodísticas se sabe que De Vido es porteño, que estudió arquitectura y que fue empleado de la ex Empresa Nacional de Telecomunicaciones, en la cual se desempeñó también como sindicalista.
Contratado por una constructora, se trasladó en 1982 a Río Gallegos, donde terminó estableciéndose. 
Allá trabó amistad con Néstor Kirchner.

 

 

Historias de Pago Chico

El amo del feudo

 

Alguien que lo conoció bien es Daniel Osvaldo Gatti, un ex militante de la Juventud Peronista, que combatió a la dictadura militar y sufrió cárcel, entre 1977 y 1982. Al reestablecerse la democracia, Gatti se radicó en Santa Cruz, donde años más tarde se destacó en el periodismo político.

Sus programa radiales ("A los Cuatro Vientos", FM Abril; "Séptimo Día" LU12 Radio Provincia de Santa Cruz) lograron irritar, en su momento, al gobernador Néstor Kirchner. 
Gatti es autor de una "biografía no autorizada" del actual Presidente de la Nación, publicada bajo el título "Kirchner, el Amo del Feudo". Despojándolo de opiniones personales del autor, sarcasmos y sobrenombres, creemos interesante tomar de ese libro –inhallable en librerías– referencias a Julio De Vido; un personaje de cuya existencia los argentinos, fuera de Santa Cruz, no fueron conscientes hasta 2003. Habiendo omitido o sustituido párrafos inapropiados [lo cual se indica mediante corchetes] reproducimos a continuación algunos conceptos de Gatti.

La máquina de cooptar



Kirchner asumió la intendencia de Río Gallegos en 1987. Ese mismo día, comenzó a trabajar por su candidatura a gobernador. De Vido, junto con Cristina Fernández, tendría un papel de suma importancia en su estrategia. Éste es el relato de Gatti sobre la ceremonia inaugural del intendente Kirchner: "Los bombos hicieron vibrar el salón mientras Oscar Vázquez [...] juraba como secretario de Gobierno; luego Ramón Alberto Lascano [...] en Obras Públicas y Urbanismo; Luis Salvidia, en Hacienda; y la más aplaudida de todos, Alicia Kirchner, en la flamante Secretaría de Promoción Social. En tanto, el demócrata-cristiano Hugo Gárdes, asumió la Secretaría General. [Kirchner] se encargó de dejar en claro, a los integrantes del Frente Municipal, que el jefe era él; y luego inició [la tarea de] cooptar cuadros ajenos. Para ello generó el Consejo de Planeamiento, Asesoramiento y Consulta, conducido por su esposa Cristina; y por el arquitecto Julio De Vido".

La caída de dos gobernadores

El gobernador Jaime del Val –quien nunca se recuperó plenamente de una embolia cerebral que sufrió en 1989– fue destituido en 1990 por corrupción. La acusación fue llevada adelante por Cristina Fernández. Destituido Del Val, asumió el vicegobernador, Ramón Granero, y Cristina Fernández, vicepresidente 1ª de la Cámara de Diputados, quedó primera en la línea de sucesión.
Granero accedió a nombrar a Héctor Icazuriaga como ministro de Gobierno; Daniel Cámeron como ministro de Economía; Alicia Kirchner como ministra de Asuntos Sociales; y De Vido al frente de Vialidad Provincial.
La gestión Granero duró poco. Acosado por la crisis económica y las internas peronistas, el 2 de mayo de 1991 presentó su renuncia.

Cuando De Vido se enojó con Kirchner 

Kirchner, lanzado ya a la gobernación, buscó tejer alianzas en el interior de la provincia. "Uno de los mayores interrogantes era quién lo reemplazaría en la intendencia. Su hermana Alicia estaba entre sus anhelos, pero no crecía en las encuestas. Con mejores números aparecía De Vido". 
"El 12 de abril de 1991, se realizó un acto en el cine Carreras. El orador inicial fue Felipe Ludueña, un aliado de Kirchner, perteneciente a la derecha peronista ortodoxa, amigo [del sindicalista] Diego Ibáñez e impulsor de la intervención federal al gobierno de Jorge Cepernic [quien estuvo preso durante la dictadura por haber facilitado la filmación de La Patagonia Rebelde]. [...] Entre los presentes estaba Carlos Lemarchand, un intendente UCR que ese día cambió de bando".
"Un nervioso De Vido [cosechó pocos aplausos] cuando fue presentado como el candidato a intendente de Río Gallegos. Titubeante y con la voz nerviosa, su discurso nunca tomó vuelo. La barra no lo acompañó". 
"La noche siguiente, De Vido le entregó una plaqueta de la Municipalidad de Río Gallegos al boxeador Locomotora Castro [...] y los silbidos de la popular colmaron el Hispano Americano. Luego, la laguna María la Gorda se cubrió con volantes [contra] su candidatura [atribuidos a] Rudy Ulloa Igor, chofer de Kirchner y quien ya manejaba los aparatos movilizadores del Frente para la Victoria".
"La candidatura de De Vido fue reemplazada por la de Manuel López Lestón, un anciano peronista, tío de Kirchner".
"De Vido reunió a su escasa tropa y acusó a Kirchner de ’autoritario y absolutista’, palabras que volaron hasta los oídos [del propio Kirchner], quien lo mantuvo bajo castigo hasta diciembre de aquel año". 
En realidad, lo protegió. "Kirchner había entendido que De Vido no era representativo hacia adentro del PJ y que en Gallegos había nacido un nuevo fenómeno: [el radical] Alfredo Freddy Martínez, que sería el intendente de Gallegos por ocho años. López Lestón "fue llevado, en un desgaste inútil, a una elección que se había dado por perdida".

Mano derecha

La reconciliación no tardó mucho. Kirchner llegó a gobernador y necesitó tanto la capacidad de cooptación como la habilidad para administrar fondos que De Vido había demostrado en la intendencia.
A lo largo de los 11 años de gobierno kirchnerista en la provincia, De Vido estuvo al lado del gobernador. 
Fue su ministro de Economía hasta 1999.
Y su ministro de Gobierno hasta 2003. M

Cavallo, Manzano, Kirchner & De Vido

Mucho se ha hablado del dinero que el gobierno de Santa Cruz envió al extranjero y que nunca volvió, o volvió sólo en parte.
Lo que nunca se ha dicho fue de dónde salió ese dinero. Se da por sentado que corresponde a "regalías mal liquidadas". Sin embargo, la Nación negaba que hubiese liquidado mal las regalías, y el caso estaba en manos de la Corte Suprema de Justicia. 
¿Qué fue lo que hizo cambiar de posición al gobierno nacional, entonces a cargo de Carlos Menem? ¿Por qué pasó, de negar toda deuda, a reconocer una deuda multimillonaria y cancelarla de inmediato?
Todo fue resultado de una negociación, en la cual cumplió un papel muy importante el apoyo de Santa Cruz a la privatización de YPF:
Los $630 millones que Menem pagó a Kirchner fueron resultado de un "acta acuerdo" que negoció De Vido.
Esa acta acuerdo –que hoy está en los archivos de la Corte Suprema de Justicia– lleva cuatro firmas, que hoy llaman la atención:
Domingo Federico Cavallo.
José Luis Manzano.
Néstor Kichner.
Julio de Vido.
Esos cuatro hombres decidieron una transferencia de fondos que inició un proceso del cual aún no se conocen todos los pasos.

 

El poder de los plumazos

En 2005, el presupuesto del Ministerio de Infraestructura Federal aumentó 1.006 millones en un día. Fue en virtud de un Decreto de Necesidad y Urgencia.
Este año, otro plumazo le agregó 1.085 millones al presupuesto que le había asignado el Congreso. También en este caso, el Presidente usó la facultad de sancionar decretos de necesidad y urgencia.
La Constitución dice que estos decretos pueden dictarse "solamente cuando circunstancias excepcionales hicieran imposible seguir los trámites ordinarios previstos por esta Constitución para la sanción de las leyes". Hay quienes objetan que estas condiciones se hayan dado en los casos de estas modificaciones del presupuesto nacional, que han favorecido al Ministerio de Infraestructura Federal.

 

3.000 millones fuera del Presupuesto

Los fondos fiduciarios –que han sido objeto de cuestionamientos por la Auditoría General de la Nación– son "presupuestos paralelos", que colocan gran cantidad de recursos en manos del Ejecutivo, sin los mismos requisitos contables y controles que rigen para los fondos presupuestarios.
De Vido maneja, en esas condiciones, unos 3.000 millones anuales.

 

 

Maledicencia opositora

De Vido ha recibido ataques de izquierda y derecha. Desde la diputada progresistaElisa Carrió hasta el ex-Secretario de Cultura menemista Jorge Asis, fueron varios los que dirigieron el dedo índice contra el Super-Ministro.
Hasta ahora, ninguno de los acusadores aportó pruebas capaces de comprometer judicialmente a De Vido.
De hecho, quien acudió a la justicia es él mismo, para querellar a Carrió por calumnias e injurias. 
Fue el 19 de mayo de 2004, ante el Juzgado Federal 3, entonces a cargo de Rodolfo Canicoba Corral. El Ministro pidió que se condenase a la querellada a tres años y medio de prisión; pero Kirchner entendió enseguida que eso sería un boomerangpublicitario. 
Dos días más tarde, De Vido se vio obligado a emitir la siguiente declaración pública: "En el esfuerzo por no dejar lugar a dudas sobre mi vocación democrática, he de acceder al pedido del Presidente y limitaré mi petición judicial exclusivamente en lo civil".
De Vido se había sentido agraviado por unos dichos de la titular del ARI, quien lo había acusado de servir como "cajero" y "recaudador". 
La actual diputada no se amilanó. El 5 de mayo de 2005 le dijo a La Nación: "Hoy toda la caja negra se concentra en el Ministerio de Planificación con De Vido. El subsidio al transporte es escandaloso, hay que seguir lo que está investigando la Auditoría General de la Nación (AGN). Lo de fideicomisos es escandaloso. Pesca es escandaloso. Hay sobreprecios en obras públicas y retornos que son más caros que los del menemismo. Están en el orden de 10 y el 15%, con un aditamento: empresas de testaferros del poder, de De Vido, de Kirchner, ganan licitaciones".
En extraña coincidencia, Asís aseguró que De Vido instrumenta el "sistema de acumulación kirchnerista". Para fundar semejante afirmación, citó un presunto antecedente: en Santa Cruz, "Kirchner maltrataba a los empresarios, jugando de malo, y luego De Vido hacía de hombre bueno. Los atendía, simulaba que el Jefe no sabía nada, y facilitaba el comienzo de las operaciones", particularmente de obra pública. De esa manera, el actual Ministro de Planeamiento habría "aprendido en Santa Cruz a sacarle jugo a los ladrillos".
Un servicio clandestino de noticias, supuestamente vinculado a ex agentes de la SIDE, ha lanzado acusaciones más feroces, responsabilizando al ministro de hechos trágicos.
En el gobierno atribuyen todos los ataques a una pobre táctica opositora: "Como el Presidente tiene 70% de aprobación, no pueden ir contra él directamente. Han elegido como blanco a un hombre de bajo perfil, un técnico, que se caracteriza por su eficiencia y su lealtad. Los calumniadores saben que, atacando a De Vido, atacan a Kirchner, sin asumir el costo político de enfrentar al presidente más popular que la Argentina ha tenido en treinta años".

 

Cómo los Decretos de Necesidad y Urgencia y las Decisiones Administrativas engrosan el presupuesto del Super-Ministro

2005
Esto es lo que le asignó el Congreso Esto fue lo que gastó el Ministerio Variación 
7.248 millones 9.665 millones + 33,35%

NOTA: No se incluyen gastos figurativos ni aplicaciones financieras

 

El Decreto 228/2003

Este es un decreto del Poder Ejecutivo nacional que ha ocasionado varias polémicas:

SINDICATURA GENERAL DE LA NACION
Decreto 228/2003 
Desígnase Síndica General Adjunta. Bs. As., 19/6/2003

VISTO el artículo 111 de la Ley Nº 24.156 de Administración Financiera y de los Sistemas de Control del Sector Público Nacional y sus modificatorias.

EL PRESIDENTE DE LA NACIÓN ARGENTINA
DECRETA:
Artículo 1º 
Desígnase Síndica General Adjunta de la SINDICATURA GENERAL DE LA NACIÓN a la doctora Da. Alessandra MINNICELLI (D.N.I. Nº 16.029.508). 
Artículo 2º 
Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese.

KIRCHNER. - Alberto A. Fernández.

(Alessandra Minnicelli es la esposa del ministro De Vido).


 

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets