Espacio publicitario
Lunes 18 de diciembre de 2017
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Economía y Política

2050: 19% de la gente tendrá más de 65 años

 Es el próximo desafío del presupuesto en salud. Habrá mejora en la calidad de vida.

mar 21 de noviembre de 2017
Comentarios: (0)

Galeria de imagenes
Anterior
Ampliar
Siguiente
2050: 19% de la población será mayor a los 65 años

Este fenómeno evidencia la evolución tecnológica en diagnósticos y tratamientos, en la medicina defensiva y en el desarrollo de nuevas drogas. Sin embargo, conlleva a una adaptación en el presupuesto de salud nacional y a la modificación de  políticas sociales.

Según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el número de personas mayores de 60 años en el mundo pasará de 600 millones en el 2000, a 1.200 millones en el 2025, y a casi 2.000 millones en 2050. Durante esos 50 años se espera que la proporción de personas de 60 años y más se duplique en el mundo. Argentina no queda exenta: según las últimas estadísticas del INDEC, más de 4 millones de personas son mayores a 65 años, lo que representa al 10.5% de la población. Se espera que para el 2030 sea del 13.6% y continúe creciendo hasta llegar al 19% en el 2050, es decir que 1 de cada 5 personas será un adulto mayor. De esta manera, cuando hablamos de envejecimiento poblacional no se trata únicamente de un aumento en términos absolutos de la cantidad de personas mayores, sino también de un aumento en el peso relativo de esas personas mayores con relación al total de la población.

Para el 2050, el porcentaje de crecimiento de este grupo etario será en Argentina de un 89% en comparación con Italia que crecerá 49% y un 225% para Brasil. Alfonso Sandoval Arriaga representante del Fondo de Población de Naciones Unidas, expresó que "el acelerado fenómeno del envejecimiento como proceso del cambio poblacional es único, al que nunca antes se había enfrentado la humanidad"; y agregó que hasta el momento prácticamente en ningún país, incluidos muchos de los desarrollados, existen enfoques integrales de respuesta a dicho fenómeno y que la situación se agrava en América latina debido a la carencia de recursos.

Existen varios factores que inciden directamente en esta tendencia y que afectan el volumen total de la población y su estructura por edades; tales como: la ampliación en la esperanza de vida, la caída de la tasa de natalidad, la disminución de enfermedades infecciosas, los adelantos científicos y los avances tecnológicos en diagnósticos y tratamientos, la medicina defensiva y desarrollo de nuevas drogas. 

Es necesario repensar las políticas públicas no solo en materia de salud, sino de vivienda, esparcimiento y seguridad social para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores. Una población longeva produce una mayor demanda en el gasto público y privado del sector sanitario, debido a que son sujetos propensos a sufrir enfermedades y discapacidades. "El anciano es importante para el sistema de salud ya que no sólo son los principales consumidores de servicios sanitarios, atención hospitalaria y farmacia, sino que también son el principal grupo de riesgo, esto nos lleva a repensar los hospitales para poder hacer frente al escenario venidero",  señaló el licenciado José Augusto García Navarro, director general del Consorci de Salut i Social de Catalunya (CSC) durante la 6ª Jornada sobre Responsabilidad Social en Salud y Medio Ambiente, organizada por la Fundación de Estudios para la Salud y la Seguridad Social (FESS).

Al respecto, dijo Sergio Cassinotti, Director Ejecutivo del Instituto de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI): "La población a medida que va envejeciendo genera más gastos en lo que respecta a prestaciones de salud o prestaciones sociales. Por ejemplo, desde los 65 a 75 años el consumo de medicamentos per cápita aumenta 10 veces; mientras que el consumo arriba de los 85 años sube 16 veces más. Por eso hay prever esta situación para brindar el mejor servicio posible".

A la hora de proyectar un sistema de salud argentino que pueda afrontar los altos costos de asistencia y prevención en salud para la tercera edad se deberá tener en cuenta que el fenómeno de envejecimiento provocará una reducción de la población trabajadora,  que resultará en una caída del crecimiento económico y generará dificultades de financiamiento dentro del sistema de seguridad social.

Según un estudio del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES), actualmente Argentina utiliza aproximadamente US$ 1.200 per cápita por año en el financiamiento de salud, ubicándose entre las naciones de mayores desembolsos sectoriales dentro del grupo de países de ingreso medio.

Específicamente para el extracto más anciano, el sistema de aseguramiento en salud del país se garantiza a través de la cobertura del adulto mayor: "PAMI desde su fundación se ha convertido en la obra social más grande que tiene Latinoamérica. Además tiene una característica muy particular, que es la combinación entre la prestación de salud y la acción social", remarcó su Director Ejecutivo, Sergio Cassinotti. Hoy en día, el PAMI ocupa el 12% del total de recursos sanitarios del país brindándole cobertura al 82% de las personas mayores de 64 años, y a más del 96% de las personas mayores de 79.

La tecnología y su impacto

En pocas décadas  la sociedad fue testigo del extraordinario desarrollo científico que impactó en el ámbito de la salud, que no solo mejoró la calidad de vida de las personas, sino que también permitió el aumento de este segmento de la población.

A su vez, la evolución de las nuevas tecnologías  repercute sobre las relaciones jurídicas entre médicos y pacientes.

Marisa Aizenberg, miembro del Consejo académico de FESS, remarcó que "años atrás la clásica imagen era la del consultorio médico o de la de una sala de internación, allí se daba el encuentro personal entre el médico y su paciente, en un mismo lugar y tiempo. Hoy, le damos  paso a la telemedicina la cual permite la prestación de servicios médicos y de formación a distancia, mediante el empleo de tecnologías de la información y de las comunicaciones. Y es allí donde esta relación cobra un nuevo sentido espacial y temporal que nos introduce necesariamente en una nueva dimensión de análisis no solo sanitario, sino jurídico y bioético, con suficiente potencia como para transformar la atención de millones de personas".

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets