Espacio publicitario
MiéRcoles 19 de septiembre de 2018
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Economía y Política

Dinámicas de poder entre China y África

Las relaciones entre ambos podrían describirse como un nuevo tipo de globalización.

mar 13 de febrero de 2018
Comentarios: (0)

Galeria de imagenes
Anterior
Ampliar
Siguiente
Dinámicas de poder entre China y África

No es novedad que empresas, emprendedores, gobiernos centrales y locales chinos están invirtiendo fuerte en países africanos. En Kenia los chinos fundaron y construyeron el mayor proyecto de infraestructura del país en más de 50 años, un ferrocarril desde Nairobi hasta la ciudad portuaria de Mombasa. Son recibidos por el Partido Comunista chino y distintos ministerios.


En todo el continente africano los productos electrónicos, ropa y otros artículos de origen chino inundan los mercados locales. Se ven cada vez más fábricas manejadas por chinos en Etiopía, Ruanda, Nigeria y muy pronto también en África central donde la primera fábrica automotriz se instalará en Camerún.


Pero hay mucho más además de negocios. Miles de estudiantes africanos obtienen anualmente becas del gobierno chino para estudiar en ese país. Miles de funcionarios y políticos africanos son recibidos por el Partido Comunista Chino y diversos ministerios. El gobierno de Beijing ha invertido en más de 40 escuelas de idiomas en todo el continente para enseñar mandarín y cultura china.  Los diplomáticos chinos se están involucrando en todo tipo de conflictos regionales, desde la guerra civil en Sur Sudán hasta la disputa fronteriza entre Eritrea y Djibouti, donde actualmente está la primera basa militar china en el extranjero.


Tal vez la razón por la que estas inversiones africanas reciben más atención que otras en America latina o Medio Oriente sea porque se trata  de la novedad de ver a chinos y africanos juntos, dos partes del mundo que por tradición no se han mezclado nunca y que no podrían ser más diferentes. Habría que investigar las dinámicas de poder.


La presencia de China en África no se puede identificar como  una misión de salvadores ni opresores. Lo más interesante de estas conexiones es que forman un nuevo tipo de globalización, uno al que no se le está prestando atención y que algunos investigadores describen como una forma de "globalización desde abajo". En Guangzhou, en la parte sur de China, uno encuentra emprendedores de Nigeria, Ghana, Kenya y Somalia manejando fábricas, servicios de logística y otras compañías que son verdaderamente negocios conectados globalmente. En muchos países africanos se encuentran cada vez más chinos que en realidad nunca imaginaron quedarse mucho tiempo allí. Pero ahora dicen que no pueden volver porque la vida en África los ha cambiado.


África se ha convertido en una platforma que muchas personas usan para analizar y entender la influencia expansiva de China en el mundo en desarrollo.  Pero África también está influenciando a China, y también al resto del mundo.


Varias de las más grandes empresas chinas hicieron sus primeras armas en África, sus primeras aventuras en el exterior y allí aprendieron cosas que todavía influyen la forma en que operan en el resto del mundo. Otras tienen importantes accionistas africanos. Naspers, una compañía sudafricana, tiene 33% de las acciones de Tencent, una de las más grandes empresas de internet de China. El número de estudiantes y emprendedores africanos haciendo cursos o trabajando en ciudades chinas obligó a Beijing, con su larga tradición de emigración, a reconocer que también ese país se ha convertido en destino.


Esas comunidades exigen respeto. El año pasado una exhibición en un museo que mostraba fotos ofensivas comparando a los africanos con animales fue clausurada por protestas de la diáspora africana en China. La imagen de China en África es un asunto de importancia para Beijing. Acaba de implementar la prohibición a la venta de marfil, una medida que los conservacionistas en África vienen reclamando para ayudar a las diezmadas poblaciones de elefantes. China no está en África  para solucionar los problemas del continente. Hay intereses mutuos. 

 

 

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets