Espacio publicitario
Martes 18 de junio de 2019
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Management

Supervisión contable: a dónde conducen las reformas propuestas

La ola de reformas propuestas desde Enron ha creado un mar de confusión donde nada se ve con claridad. No se sabe cuáles se adoptarán y en qué forma, dice Robert E. Litan, vicepresidente de investigaciones económicas de Brookings Institution.

jue 26 de junio de 2003
Comentarios: (0)

En cuanto estallaron los escándalos aparecieron toneladas de propuestas de reforma, dijo Litan en una conferencia titulada "Agenda para la reforma". El mercado entró en una etapa en la cual el mercado trataba de inducir correcciones a directorios y contadores. Luego se sumaron a la cruzada los organismos de vigilancia financiera (la Bolsa de Nueva York y el NASDAQ).

Más tarde hizo su entrada el Congreso, que en julio 2002 propuso y aprobó la ley de reforma contable y protección al inversor, que luego pasó a llamarse Ley Sarbanes-Oxley, por sus redactores.

Todo esto es importante, dice Litan, porque exige un nuevo organismo supervisor para la actividad auditora, porque limita las atribuciones de los auditores al impedirles ejercer simultáneamente funciones de consultoría y porque fija penas carcelarias a quienes violan sus términos.

Cuando los problemas de Enron y sus sucesoras tomaron dominio público, el sistema estadounidense de principios contables generalmente aceptados (Generally Accepted Accounting Principles, o GAAP) fue acusado de ser corresponsable de las malas prácticas descubiertas. Litan lo defiende, porque a su entender, los problemas en Enron, WorldCom, Tyco y Xerox, fueron simplemente equivocaciones en el asentamiento de ingresos y gastos.

En lo único que Litan sí adjudica responsabilidad al GAAP es en lo que se refiere a la contabilización de opciones accionarias. Según él, la culpa de que los gerentes se sintieran libres de decidir si incluían o no en los libros las opciones accionarias la tuvo la poderosa influencia política que los lobistas empresariales ejercían en el FASB (Financial Accounting Standards Board), organismo que supervisa la práctica contable en Estados Unidos. El FASB ahora está revisando la forma de tratar esas opciones accionarias.

"Si de algo culpo al FASB es que los estrechos intereses comerciales ejercen influencia indebida sobre el organismo, más que los inversores". Su crítica también recae en los inversores institucionales, de quienes dice que si hubieran prestado suficiente atención al FASB, habrían podido ser un contrapeso a los intereses de los empresarios.

Aplicar y hacer cumplir las reformas

En lo que se refiere a la capacidad de hacer cumplir las nuevas reformas, Litan es "cautelosamente optimista", aunque se preocupa por la aguda politización de un proceso en el cual la elección del presidente del directorio del nuevo cuerpo de vigilancia exigido por la ley Sarbanes Oxley, fue manejada por la SEC.

Curiosamente, fue la misma SEC la que anunció el 31 de octubre que se investigara ese nombramiento una vez que se hubo difundido que el presidente de la SEC, Harvey Pitt, no había informado a los demás miembros de la comisión que Webster era el número uno de la comisión de auditoría de una empresa - U.S. Technologies -- ahora demandada por fraudes. El revuelo resultante llevó a Pitt a presentar su renuncia ante la Casa Blanca el 5 de noviembre. Su carta de renuncia sugería que había tomado la decisión por el bien de todos.

Otra de las preocupaciones del disertante es que la SEC no haya recibido los US$ 300 millones del presupuesto que necesita para hacer cumplir sus resoluciones. La administración Bush envió US$ 100 millones.

Litan duda, también, de que el FASB y el International Accounting Standards Board (órgano que supervisa la contabilidad europea) logren ponerse de acuerdo y acepten un único conjunto de normas internacionales para 2005. En septiembre ambos cuerpos dijeron que trabajarían en pos de la armonización de las regulaciones contables para entonces. Es escéptico sobre la posibilidad de que eso se dé fácil y rápidamente porque el sistema estadounidense está basado en reglas detalladas mientras que las normas europeas están basadas en principios. "El FASB y el IASB son completamente diferentes. Va a ser muy difícil redactar un único conjunto de reglas con una sola filosofía".

Pero aun en el caso de que haya acuerdo para 2005, Litan se pregunta si tendrá éxito. Ya hay un gran atraso en el proceso de ajustar la contabilidad a los cambios en el mundo comercial y financiero. Si el FASB y el IASB tienen que redactar nuevas reglas en tandem, eso podría llevar más tiempo. Y si los ajustes se atrasan, FASB, IASB o países individuales de Europa podrían comenzar a emitir interpretaciones provisorias. "Con el tiempo estaremos de nuevo en la torre de Babel", vaticina Litan.

Él está a favor de una propuesta en la cual los diferentes intercambios en Estados Unidos y Europa podrían adoptar cualquier conjunto de reglas contables que quieran como parte de sus requerimientos. Según él, esa competencia entre intercambios disminuiría el problema de influencia política sobre normas contables nacionales. Recomienda experimentar con diferentes formas para estandarizar nuevas medidas financieras que darían a los inversores un mejor panorama sobre el futuro de una firma, en lugar del actual modelo que simplemente informa los resultados pasados. Se opone rotundamente a la idea de asentar en libros los intangibles.



En cuanto estallaron los escándalos aparecieron toneladas de propuestas de reforma, dijo Litan en una conferencia titulada "Agenda para la reforma". El mercado entró en una etapa en la cual el mercado trataba de inducir correcciones a directorios y contadores. Luego se sumaron a la cruzada los organismos de vigilancia financiera (la Bolsa de Nueva York y el NASDAQ).

Más tarde hizo su entrada el Congreso, que en julio 2002 propuso y aprobó la ley de reforma contable y protección al inversor, que luego pasó a llamarse Ley Sarbanes-Oxley, por sus redactores.

Todo esto es importante, dice Litan, porque exige un nuevo organismo supervisor para la actividad auditora, porque limita las atribuciones de los auditores al impedirles ejercer simultáneamente funciones de consultoría y porque fija penas carcelarias a quienes violan sus términos.

Cuando los problemas de Enron y sus sucesoras tomaron dominio público, el sistema estadounidense de principios contables generalmente aceptados (Generally Accepted Accounting Principles, o GAAP) fue acusado de ser corresponsable de las malas prácticas descubiertas. Litan lo defiende, porque a su entender, los problemas en Enron, WorldCom, Tyco y Xerox, fueron simplemente equivocaciones en el asentamiento de ingresos y gastos.

En lo único que Litan sí adjudica responsabilidad al GAAP es en lo que se refiere a la contabilización de opciones accionarias. Según él, la culpa de que los gerentes se sintieran libres de decidir si incluían o no en los libros las opciones accionarias la tuvo la poderosa influencia política que los lobistas empresariales ejercían en el FASB (Financial Accounting Standards Board), organismo que supervisa la práctica contable en Estados Unidos. El FASB ahora está revisando la forma de tratar esas opciones accionarias.

"Si de algo culpo al FASB es que los estrechos intereses comerciales ejercen influencia indebida sobre el organismo, más que los inversores". Su crítica también recae en los inversores institucionales, de quienes dice que si hubieran prestado suficiente atención al FASB, habrían podido ser un contrapeso a los intereses de los empresarios.

Aplicar y hacer cumplir las reformas

En lo que se refiere a la capacidad de hacer cumplir las nuevas reformas, Litan es "cautelosamente optimista", aunque se preocupa por la aguda politización de un proceso en el cual la elección del presidente del directorio del nuevo cuerpo de vigilancia exigido por la ley Sarbanes Oxley, fue manejada por la SEC.

Curiosamente, fue la misma SEC la que anunció el 31 de octubre que se investigara ese nombramiento una vez que se hubo difundido que el presidente de la SEC, Harvey Pitt, no había informado a los demás miembros de la comisión que Webster era el número uno de la comisión de auditoría de una empresa - U.S. Technologies -- ahora demandada por fraudes. El revuelo resultante llevó a Pitt a presentar su renuncia ante la Casa Blanca el 5 de noviembre. Su carta de renuncia sugería que había tomado la decisión por el bien de todos.

Otra de las preocupaciones del disertante es que la SEC no haya recibido los US$ 300 millones del presupuesto que necesita para hacer cumplir sus resoluciones. La administración Bush envió US$ 100 millones.

Litan duda, también, de que el FASB y el International Accounting Standards Board (órgano que supervisa la contabilidad europea) logren ponerse de acuerdo y acepten un único conjunto de normas internacionales para 2005. En septiembre ambos cuerpos dijeron que trabajarían en pos de la armonización de las regulaciones contables para entonces. Es escéptico sobre la posibilidad de que eso se dé fácil y rápidamente porque el sistema estadounidense está basado en reglas detalladas mientras que las normas europeas están basadas en principios. "El FASB y el IASB son completamente diferentes. Va a ser muy difícil redactar un único conjunto de reglas con una sola filosofía".

Pero aun en el caso de que haya acuerdo para 2005, Litan se pregunta si tendrá éxito. Ya hay un gran atraso en el proceso de ajustar la contabilidad a los cambios en el mundo comercial y financiero. Si el FASB y el IASB tienen que redactar nuevas reglas en tandem, eso podría llevar más tiempo. Y si los ajustes se atrasan, FASB, IASB o países individuales de Europa podrían comenzar a emitir interpretaciones provisorias. "Con el tiempo estaremos de nuevo en la torre de Babel", vaticina Litan.

Él está a favor de una propuesta en la cual los diferentes intercambios en Estados Unidos y Europa podrían adoptar cualquier conjunto de reglas contables que quieran como parte de sus requerimientos. Según él, esa competencia entre intercambios disminuiría el problema de influencia política sobre normas contables nacionales. Recomienda experimentar con diferentes formas para estandarizar nuevas medidas financieras que darían a los inversores un mejor panorama sobre el futuro de una firma, en lugar del actual modelo que simplemente informa los resultados pasados. Se opone rotundamente a la idea de asentar en libros los intangibles.

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets