Espacio publicitario
MiéRcoles 23 de mayo de 2018
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Management

McKinsey busca definir el estilo de conducción de la mujer

La consultora McKinsey realizó un estudio con miras a definir la forma de liderazgo que ejercen las mujeres para luego definir qué condiciones les facilitarían el acceso a los cargos de primer nivel.

lun 22 de septiembre de 2008
Comentarios: (0)



Partiendo de la premisa según la cual el modelo de liderazgo incluye de manera directa en la carrera profesional, un equipo de investigadores de McKinsey entrevistò a 85 de distintas nacionalidades, actividades y cargos. Con la información recogida armo lo que denomina un modelo de conducción que sería característico de la mujer. En ese modelo se distinguen cinco dimensiones interrelacionadas: significado, manejo de la energía, marco positivo, conexión y compromiso.

1.- Significado: es la motivación que permite a las personas descubrir cuáles son sus intereses para entonces salir en su busca. Es lo que entusiasma El significado empieza con la felicidad. Los psicólogos positivistas hablan de progresión en la felicidad, que comienza con el placer, pasa el compromiso y luego llega al significado.

Muchas de las entrevistadas afirmaron que encontrar un significado en su vida las había ayudado a emprender nuevos rumbos y a correr riesgos personales y laborales implícitos en esas aventuras. Primer consejo del informe a mujeres empresarias: es importante definir qué cosas tienen sentido para ellas en el día a día, qué cosas les proporcionan felicidad y averiguar en i.e. cosas son buenas...

2.- Manejo de la energía: manejar bien la energía es fundamental. Según la investigación 60 de cada cien altos directivos trabajan más de 50 horas a la semana. Si esos altos cargos son ocupados por mujeres, a la larga jornada laboral hay que agregar las relacionadas con las exigencias de la vida familiar.
Según McKinsey, en el caso de las mujeres el famoso equilibrio entre vida laboral y vida familiar es prácticamente imposible de lograr, por lo cual les aconseja que ellas mismas logren manejar su propia energía. Para no caer en el agotamiento, les aconseja directamente orientar el grueso de su capacidad energética a tareas – tanto en la empresa como en casa – que las entusiasmen.
Porque, como dice la psicología, hay tareas que nos cargan las pilas y otras que las agotan. Unas nos dejan satisfechos y otras sin fuerzas para más. La clave está en identificar cuáles son unas y otras.

3.- Marco positivo: No se sabe a ciencia cierta todavía si los optimistas ven la vida con más realismo que los pesimistas. Pero el marco positivo es fundamental a la hora de tomar las decisiones adecuadas en un negocio. Los optimistas no temen ver el mundo tal cual es, porque confían en sus posibilidades y en su capacidad para mover equipos rápidamente. Por el contrario, los pesimistas tienden a sentirse indefensos. El informe dice que por más pesimista que sea una persona, puede aprender a ver las situaciones como lo hace un optimista”.

4.- Conexiones: Las personas con una buena red de relaciones sociales, por lo general, logran más ascensos, tienen mejores sueldos y experimentan mayor nivel de satisfacción. Tienen, además, un sentimiento de pertenencia que les da más sentido a sus vidas. Tal es el poder de las conexiones que además pueden marcar la diferencia entre dirigir y liderar. Los líderes pueden imaginar hacia dónde quieren ir y tienen la energía y el entusiasmo que hace falta para contagiar a otros el deseo de alcanzar esa meta.
Pero hombres y mujeres hacen sus conexiones de forma muy diferente. Los hombres – dicen algunos psicólogos -- hacen redes más grandes y más superficiales que las mujeres. Por eso tienen más recursos y más oportunidades. Las mujeres construyen redes menos amplias pero más profundas.

5. Compromiso: una de las conclusiones a las llega el estudio es que las mujeres suelen fallar en el aspecto reciprocidad. Los hombres saben que hay que dar antes de recibir; las mujeres, no tanto. Finalmente, las mujeres entrevistadas aseguran que ellas tienen que crear su propia suerte. Se refieren a que, para conectarse a las oportunidades y hacerse dueñas de ellas, “han de escuchar primero su propia voz”.

Este compromiso con uno mismo tiene mucho que ver con el riesgo. Las mujeres entrevistadas aceptaban el riesgo como parte de una oportunidad. Unas mostraban el coraje y la confianza para enfrentarse a ese riesgo, mientras que otras analizaban el problema para medir el riesgo y actuar en consecuencia. Algunos estudios indican que las personas que toman una decisión enfrentándose al riesgo, en lugar de evitarlo, son más felices.

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets