Espacio publicitario
MiéRcoles 16 de octubre de 2019
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Management

“Mucha de la data de RR.HH. es mala”

Marcus Buckingham comienza un artículo en la Harvard Business Review cuestionando la capacidad de un profesional de RR.-HH. para calificar a un empleado, su desempeño o su potencial.  Creemos, dice, que con capacitación y tiempo  es posible convertirse en calificador de otra gente. Pero no es así.

jue 12 de febrero de 2015
Comentarios: (0)
Por: ,

Galeria de imagenes
Anterior
Ampliar
Siguiente

Sobre esta premisa se construyó, dice, todo el edificio de los sistemas y procesos de recursos humanos.  Se evalúa el potencial de una persona y se coloca esa calificación en una tabla con casilleros. Se supone, en casi todos los casos, que esa calificación es una medida válida del “potencial” de esa persona y con ella se puede decidir si se la promociona o no.

 

Lamentablemente, dice, estamos equivocados.  El historial de investigación revela que todos somos irremediablemente poco confiables cuando evaluamos el desempeño de otra persona.  El efecto que estropea  nuestra capacidad para calificar a otros se llama “efecto idiosincrático de calificación” (EIC). El EIC dice que la calificación que hacemos del potencial de una persona  está movida no por quién es la persona calificada sino por nuestras propias idiosincrasias, por cómo definimos nosotros “potencial”. Este efecto no cambia con muchas horas de capacitación. De manera que en promedio 61% de la calificación que damos a otra persona es  reflejo  de nosotros mismos.

 

O sea, que cuando uno califica a alguien o algo, la calificación revela al mundo mucho más sobre el que califica que sobre el calificado.

 

Sin embargo, seguimos creyendo que las personas son hábiles para calificar desempeño, potencial o competencias, y las usamos para decidir a quién se capacita en qué cosa, quién recibe la promoción para qué cargo o a quién se le paga más bono.

 

Todas estas decisiones se basan en la creencia que esas calificaciones reflejan fielmente a la gente calificada. Pero si por un momento pensáramos que esas evaluaciones podrían ser inválidas, todo eso – la forma en que capacitamos, pagamos, recompensamos a nuestro personal—se volvería dudoso.

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets