Espacio publicitario
Jueves 16 de agosto de 2018
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Marketing

Demasiado silencio en torno a la renuncia de Sorrell

No cae demasiado bien para una compañía que asesora en relaciones públicas.

mié 18 de abril de 2018
Comentarios: (0)

Galeria de imagenes
Anterior
Ampliar
Siguiente
Demasiado silencio en torno a la renuncia de Sorrell

Cuesta pensar que Sir Martin Sorrell se hubiera ido de la compañía si ésta estuviera atravesando aguas tranquilas. Hasta hora se han dado a conocer muy pocos detalles sobre su partida. Lo cierto es que WPP atraviesa tiempos duros. El año pasado las acciones perdieron un tercio de su valor. Los ingresos cayeron levemente y el ingreso por ventas viene desacelerándose desde hace tres años.

 

La apreciación de quienes están en el negocio de la publicidad es que la presión sobre los conglomerados se debe al aumento de la publicidad digital. Facebook y Google captan la mayor parte de las ganancias por publicidad online.

 

Pero ese no es todo el problema. Las grandes compañías de productos para el consumo, como Procter & Gamble, Unilever, Nestlé, etc., viven la presión de sus propios accionistas y de competidores más ágiles por reducir sus presupuestos publicitarios. P&G trabajaba con 6.000 agencias. Ahora se quedó con 2.500.

 

Otra de las razones que podrían explicar las actuales dificultades va directo a la estrategia comercial que ha mantenido Sorrell hasta ahora. En un momento en que los clientes necesitan simplificar y aumentar eficiencia WPP sigue funcionando como una confederación de compañías, donde puede ocurrir que varias agencias, con distintas especialidades, atiendan al mismo cliente. Algunos analistas interpretan que este camino pierde frente a competidores de relaciones públicas y data analytics.

 

La razón por la cual las acciones de WPP cayeron 7% con posterioridad a la renuncia es que existe la sensación de que algo muy importante ha ocurrido y a los inversores no se les ha dicho nada. No saben si el directorio manejó bien o mal la investigación de la persona denunciante o si la conducta de Sorrell hizo inevitable su alejamiento.

 

Tal vez a la compañía le convenga no ser demasiado explícita sobre lo ocurrido. No es una buena elección, porque cuando una empresa cotizante gira alrededor de la visión y el liderazgo de un hombre y ese hombre de pronto da un portazo, cae de su peso que hay que brindar explicaciones.

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets