Espacio publicitario
MiéRcoles 19 de diciembre de 2018
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Mercado Plus

Comienza el fin de la era de los antibióticos

Cuando una infección no se domina con antibióticos, se vuelve un peligro mortal.

Comentarios: (0)

Galeria de imagenes
Anterior
Ampliar
Siguiente
Comienza el fin de la era de los antibióticos

Desde que los antibióticos comenzaron a usarse los médicos siempre supieron que llegaría un día en que dejarían de surtir efecto. Esto es porque la resistencia bacterial a los antibióticos es natural e inevitable. Siempre va a haber algunas bacterias con genes que las protegen de las drogas y ellas pasarán esos genes  no solo a su progenie sino también a sus vecinas. Ahora los epidemiólogos computacionales están procesando los datos para modelar el fenómeno. Pero no usan las herramientas para predecir el fin de los antibióticos, que ya está aquí; las usan para entender cuándo las bacterias resistentes serán mayoría y qué puede hacer la medicina para detenerlas.

 

Infecciones que hasta no hace mucho eran fácilmente tratables, hoy no encuentran antibióticos que las controlen. Y mucha gente se muere por infecciones. Pronto, vaticinan los médicos, va a llegar el momento en que haya más infecciones imposibles de controlar con antibióticos que controlables.

Si a eso se le suma que los laboratorios farmacéuticos prácticamente han dejado de  desarrollar antibióticos nuevos  debido a sus bajos márgenes de beneficio, el panorama que presenta hoy una infección es infinitamente más serio que en el pasado.

Según la Sociedad Estadounidense de Enfermedades Infecciosas (IDSA, por sus siglas en inglés), solo un organismo—el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina, mejor conocido como MRSA—acaba con la vida de más norteamericanos por año que la totalidad de las muertes por enfisema, VIH/SIDA, Parkinson y homicidios.

La Organización Mundial de la Salud redactó un informe  donde analiza todos los agentes bacteriales actualmente en desarrollo clínico. Sus conclusiones son deprimentes: no hay drogas suficientes, no hay innovación suficiente.  La edad de los antibióticos puede estar en sus finales, pero todavía se sabe muy poco sobre lo que vendrá después.

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets