Espacio publicitario
Lunes 21 de octubre de 2019
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
MERCADOS VERTICALES |

Vigilancia cara, pero con tecnología accesible

A medida que cunde el temor ciudadano ante el violento avance de la delincuencia se multiplican las fuerzas públicas de seguridad y ganan espacio los servicios privados. En lo que son las vigilancias físicas hay un amesetamiento, porque los convenios colectivos catapultaron el costo salarial y abrieron así un amplio campo a la competencia informal. La seguridad electrónica, en cambio, crece a más de 20% anual y ya ocupa 16% de la facturación global del sector.

mar 11 de junio de 2013
Comentarios: (0)
Por: ,

Edición:

2013 Mayo Nº1142

Jubilarse a los 70
Ver edición
 
Por Rubén Chorny 

1.000 habitantes de los mayores conglomerados urbanos del país, como Ciudad de Buenos Aires y Conurbano Bonaerense, Rosario, Córdoba, Mendoza, Neuquén, La Plata, Tucumán y Mar del Plata, encuestados por Ipsos, acaban de proclamar a la inseguridad como su mayor causa de preocupación, aún más que el desempleo y la inflación.
Será sensación potenciada por la repetición de noticias en los medios informativos, percepción de la realidad, cercanía cada vez mayor de los hechos delictivos que involucran a allegados, familiares, amigos, conocidos, vecinos; reacciones de precaución o de miedo. Pero los que sí resultan indiscutibles son los desbordes presupuestarios de la seguridad pública: 800% de aumento en los últimos años.
En paralelo, las alarmas, cámaras monitoreadas, localizadores, botones antipánico, rejas, cerraduras, aberturas blindadas, cercos perimetrales, perros, vigiladores, custodios y guardaespaldas vienen conformando una "superproveeduría" de seguridad privada que moviliza tan ingentes recursos en la preferencia ciudadana con alguna capacidad de afrontarlos, como la canasta familiar, la indumentaria o el entretenimiento.
Un ejército de más de 30.000 gendarmes, 18.000 prefectos, 35.000 policías federales, 450 policías de proximidad en las villas, 3.000 efectivos de la Metropolitana, 56.000 de la Bonaerense y 4.000 agentes de Seguridad Aeroportuaria ha ido cerrándose en pinzas sobre los centros más poblados, a la sazón, los de sensaciones o realidades de inseguridad más calientes. Los verdes uniformes de Gendarmería se divisan cada vez menos en las extensas fronteras, cuanto más abigarrados se los nota en los espacios públicos de las grandes urbes.
Al mismo tiempo, alternan casi 150.000 vigiladores privados empleados en blanco, más otros 100.000, aproximadamente, que fuentes del sector estiman que se encuentran en negro. Nada más que en Ciudad de Buenos Aires se contabilizan 32.000, de los cuales casi 7.000 están afectados a edificios.
En volumen de ventas anuales, las cámaras empresarias de la seguridad privada calculan que las del rubro físico rondan los $5.000 millones y las del electrónico agregan en el orden de los $3.000 millones, repartidas entre la clientela estelar: barrios cerrados, countries, corporaciones, empresas de logística, banca, retail, automotrices, plantas industriales.
El presupuesto nacional de seguridad para este año, en tanto, asciende al doble: $16.290,3 millones en números redondos. 

Cantidad y costos

El avance de la seguridad privada no es un fenómeno exclusivo de estas latitudes. Según un estudio de Diego Fleitas Ortiz de Rozas, realizado para la Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano y financiado por la Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional (ASDI), Sudáfrica, Filipinas, Rusia, EE.UU., Reino Unido, Israel y Alemania tienen ahora más vigilancia privada que policial. Lo explica por "un contexto de aumento de hechos delictivos y de violencia, que comenzó en la década de los años 90 y está acompañado por un incremento de tráfico y consumo de drogas, y de la violencia asociada a ello. Ya en 2009, 77% de la población consideraba a la delincuencia el principal problema del país".
En la Argentina, lo que se dice personal afectado a la seguridad privada registrado, según AFIP, suma 140.700 vigiladores.
El titular de la Cámara Argentina de Empresas de Seguridad e Investigación (CAESI), Aquiles Gorini, invita a hacer un ejercicio aritmético muy elemental para dimensionar al sector: "Si se calculan 10 horas de servicio a cada uno de los vigiladores y se multiplica por 50, estaríamos en una facturación de algo más de $70 millones diarios, que anualizados darían $2.600 millones". A esta cuenta cabría agregar la incidencia de 20% aproximadamente que ocupa el personal en negro.
Sin embargo, el titular de la entidad que agrupa a unas 300 firmas que representan más de 95% de la actividad total del país especifica que "no es del todo cierto que la seguridad privada crezca solamente por la mayor inseguridad y la falta de seguridad pública. Creo que van cambiando los paradigmas, y con ello vamos orientados a que, debido a sus múltiples complejidades y la creciente necesidad de atender conflictos o exteriorizaciones sociales de orden público".
En esa línea de pensamiento, pone de relieve que "los intereses particulares deben ser atendidos por privados, especialmente cuando se trata de requerimientos o cuidados propios. En otras palabras ¿cuál es el interés social de que las fuerzas públicas deban cuidar una planta industrial multinacional para prevenir sustracciones internas? ¿Acaso en los edificios de departamentos la seguridad de los consorcistas no está en manos de empresas privadas? Y ello no está mal porque sería inimaginable colocar un policía en cada edificio", enfatiza.
De todos modos reconoce Gorini que, por distintas razones, la Argentina junto a Bolivia, Perú y Ecuador no están creciendo en la materia en línea con el resto de los países iberoamericanos o latinos, que es de 5 a 7%. Lo estamos haciendo a 3%, lo que de alguna manera muestra un amesetamiento de la actividad, aun cuando el signo sea positivo en esa pequeña escala".
Compara con los últimos 10 años en los países del Mercosur, que lo hacen a una tasa del 5 a 7%, promedio al que Brasil aporta la mayor cuota principalmente por la organización del Mundial de Fútbol de 2014.
Japón y el sudeste asiático duplican ese comportamiento (de 11 a 15%) en forma continua, sustentable, anual y desde hace más de 15 años. Y en seguridad electrónica, apunta Gorini, el incremento es de 20 a 22% en América latina contra casi 30% en el resto de Europa, según datos de trabajos encargados por las cámaras empresarias a consultoras. 

Caché caro

El empresario admite que "probablemente la Argentina debe tener las horas hombre de trabajo de la seguridad privada más caras, pero también somos los que pagamos los salarios más altos por los convenios colectivos de trabajo, a diferencia de otros países, que se estipulan entre empleador y empleado, o la cámara empresarial con el Estado, o directamente éste. Un vigilador debe estar hoy en US$ 800 al cambio oficial, que serían casi 1.000 si lo internacionalizamos con el valor del billete".
De ahí que los presupuestos de la seguridad privada no sean para todos los bolsillos, y ese nivel explica en gran parte la proliferación de firmas que tienen al personal en negro, cuyos costos son en consecuencia más accesibles a los particulares y a las empresas de menor porte. Es una prédica de la cámara empresarial al sindicato para que modere las pretensiones en los convenios colectivos, conformadas por lo que agregan los 27 gremios del sector que confluyen.
Explica Gorini que "el costo promedio de la hora/hombre está hoy a $50 ó 52 más IVA, con un margen de 5% hacia arriba o abajo, que sube según las exigencias del usuario, por ejemplo si va a tener apoyo de un vehículo, si una supervisión o rotación mayor. Y el piso hoy sería $46 más IVA, salvo que se esté en presencia de algún tipo de evasión. Con los riesgos de solidaridad que eso genera en el usuario".
Problemas para la oferta
Se lamenta que frente a esos elevados costos, "el usuario se haya convertido en formador de precios, porque al haber excesiva oferta, la demanda determina que si no le sirven 50 puede arreglar por 48, 36 o terminar en una cooperativa de $30 la hora".
Señala que "se da mucho en supermercados, donde hay espacios físicos grandes que requieren de mucha gente para cubrirlos. En ese caso, la empresa que efectúa la prestación queda como rehén porque de caerse el contrato, está con 100 ó 200 trabajadores en puerta de indemnización".
Pero también por una cuestión de costos, que llevó a las expensas a valer 33,33% más, en promedio, se suman al recorte las administraciones de los edificios, que tienden a reducir el número de vigiladores o ver alternativas más baratas por más que impliquen pactar con la informalidad o aceptar menos horas.
La incidencia no es menor en consorcios en los que la seguridad se lleva 75% de las expensas cuando se trata de edificios de más de 20 unidades.
Gorini hace números: "En una gimnasia rápida, podríamos decir que 24 horas/vigilancia por 30 días a $50 + IVA daría un costo de 36.000 + IVA, incluyéndose en ello una prestación absolutamente habilitada, con relevos, supervisión, seguros, y todo lo que ello implica. Y si se tratara de un edificio de, por ejemplo, 25 pisos con dos departamentos por piso, estaríamos en unos $720 + IVA de incidencia en las expensas de ese inmueble".
No termina ahí el gasto: un sistema de monitoreo básico de alarmas cuesta unos $150 a $300 en adelante, más el costo de la instalación, que dependerá de la complejidad y alcances de la cobertura. Y los gastos siguen: una cerradura de tres pasos debe valer más de $2.500 y las combinadas con trabas pueden superarla. Si se desea cambiar la cerradura de la puerta principal por una más segura, el costo será de $1.500 ($38 por cada copia de llave del tipo electrónica), y por la colocación de luminarias bajo consumo las 24 horas $11 a $26 cada una, según la potencia.
Para morigerar el aserto de que la seguridad privada está reservada solo a personas pudientes, desde CAESI se empezaron a firmar convenios con provincias y municipios para brindar servicios que abarquen a la comunidad y sean solventados por los respectivos entes oficiales. Desarrolla Gorini: "con Provincia de Buenos Aires, que es la que concentra la mayor cantidad de servicios de seguridad privada, hemos puesto en marcha el tema de los 1.000 efectivos para el Operativo Sol en verano; tenemos acuerdos de cooperación con los countries, con las comisiones jurisdiccionales, con un punto a punto, un llamador, hemos firmado con la Ciudad y están terminando de proveer unos equipamientos para que, con pulsadores mediante, en la policía Metropolitana y su central de operaciones suenen las alarmas respectivas. Celebramos bastantes convenios con intendencias coordinando las comunas con los barrios a través de ciertas empresas que van a transmitir las ayudas o las sacudas, como se le suelen llamar".
En 2009, solo la Administración Pública Nacional efectuó contrataciones de servicios de vigilancia por el valor de $429 millones.

Privado con privado

Del otro lado, el segmento de las grandes corporaciones, en general, constituye por sí solo un circuito cerrado con las compañías de seguridad, en el que solo circulan facturas en blanco por los servicios que demandan. Generalmente hay gerentes de Seguridad que evalúan los riesgos potenciales e implementan planes de prevención sin que necesariamente hayan sufrido un siniestro. Por cuerda separada marcha la dinámica que imprimen los riesgos del día a día, que queda circunscripta al sector no profesionalizado, el de los particulares, comercios y Pyme. Fernando Kelly, Country Manager de G4S Argentina, afirma que esos mayores requerimientos incrementales recaen en empresas con un alto grado de informalidad.
Comparten el podio vernáculo con G4S, la española Prosegur y la sueca Securitas, todas ellas importantes empleadoras de mano de obra calificada en el mundo. A las que no solo se ve acoplando el despliegue físico combinado con el tecnológico en aeropuertos, cadenas comerciales, bancos, plantas industriales, con transportadores de caudales y mercaderías, vigilancia física, sino en barrios cerrados y countries de todo el país. Sin embargo, la directora de Comunicación, Asuntos Públicos y RSC de Securitas, Patricia Sclocco, comenta que en el último tiempo el segmento que atienden en seguridad física mantuvo constante la demanda y que no se registraron picos en las soluciones para servicios residenciales, aunque sí el mercado consumió 22% más en servicios de seguridad electrónica.
Prosegur se expandió hacia las provincias donde ya brinda servicios de transporte de caudales, vigilancia física y seguridad electrónica, como Mendoza, Neuquén, Resistencia, Corrientes, Paraná y Santa Fe, y colocó su sistema de alarmas y cajas fuertes monitoreadas ya consolidado en CABA, Buenos Aires, Mar del Plata y Rosario.
Como ejemplo de cómo la artillería de soluciones tecnológicas se va imbricando entre sí, el ex titular de la Cámara Argentina de Seguridad Electrónica y presidente de Intelektron, Marcelo Colanero, cuenta que incorporaron la red celular de datos (GPRS) a los relojes de control de accesos de personal y visitas que fabrican, y así integran el movimiento de gente en las unidades de trabajo dispersas, como los casos de mineras o constructoras distantes y sin conexión de Internet, al área administrativa, donde las marcaciones se descargan y procesan con el software.
Y hasta se informatizó la hoja de ruta de los vigiladores y la verificación al momento del cumplimiento de las rutinas, mediante una herramienta de gestión de seguridad llamada PDA que emplea Securitas, para organizar y permitir realizar las tareas previamente asignadas al personal: marcar las rondas, escanear códigos de barras, requerir acciones o tareas incompletas, resaltar cuando no se hayan cumplido, tomar fotos de incidentes, etc.), un portal de tareas de seguridad y un portal del cliente. Sclocco subraya que se está formando a guardias en esta modalidad de rutinas específicas indicadas en el PDA, "que además levanta la información y permite en tiempo real detectar cualquier incidente en su rutina habitual, elevando informes automáticamente que reciben nuestros clientes, de manera tal de acortar la velocidad de respuesta en caso que sea necesario", precisa.
Definitivamente la seguridad electrónica aún viene detrás en facturación de la física, pero le marca el paso a la capacitación de los recursos humanos. Lo corrobora Colanero: "No es el mismo perfil el de una persona física de hace 10 años que el de ahora, ya que debió prepararse para poder manejar cámaras de CCTV, controles de accesos y todo lo que fue saliendo", afirma.
"La seguridad electrónica facturó el año pasado un poco por debajo de US$ 600 millones, contra 1.000 millones de la seguridad física: la velocidad de crecimiento beneficia a aquella, mientras que la magnitud favorece a ésta. Las cámaras de video han sido de los productos más demandados tanto en lo público como en lo privado. En la Ciudad de Buenos Aires habrá antes de fin de año unas 3.000 en las calles", describe el titular de la Cámara Argentina de Seguridad Electrónica, Enrique Greenberg.
Javier Kahn, gerente de Nuevos Negocios de ADT para la Argentina y Uruguay, grafica con las curvas de crecimiento de los distintos segmentos a la vista los cambios que se sucedieron en la oferta de seguridad privada: "Mientras en 2009, 80% de la facturación del sector correspondía a la seguridad física y solo 20% a la seguridad electrónica, en 2010 el market share fue 75 a 25% y finalmente en 2011 la facturación de la seguridad física fue de 70% y la seguridad electrónica aumentó a 30%. De 2012 aún no hay cifras pero la tendencia se repitió".
De todos modos, aunque "las ventajas que presenta el mercado de la seguridad electrónica están relacionadas con los costos, la seguridad y la integración" (como dice Kahn), o que se trate de una inversión que retorne con los beneficios que da una mejora asociada (según el director de KTL, Carlos Zanardi), "la seguridad física seguirá ocupando largamente el primer lugar en volúmenes de facturación a pesar de que el mercado tecnológico siga creciendo a tasas de dos dígitos", Kelly dixit.
Y refuerza: "La seguridad privada no resulta una actividad de capital intensivo, sino más bien generadora de empleo. La importancia relativa debiéramos encontrarla en los 150.000 trabajadores registrados que emplea y el consecuente aporte al sistema de la seguridad social". 

Sensacionalismos y realidades

La sensación de inseguridad se nutre de varias fuentes: cuando cuatro de cada 10 hogares en 40 centros urbanos fueron víctimas de al menos un delito al año, según surge del índice de victimización, LICIP, de la Universidad Di Tella, y en un poco más de la mitad hubo violencia, el boca a boca prende como en leña seca. Así proliferan las redes barriales y hasta sitios de Internet conocidos como "vecinos en alerta".
Hay, es cierto, un repiqueteo mediático que amplifica el clima, pero germina en campo orégano. ¿Aterroriza al público y lo hace salir corriendo a comprar servicios de seguridad? ¿Afecta a las gestiones políticas?
Gorini no imagina que la difusión de hechos delictivos vaya a generar algo per se, "peor sería que se taparan; sí podríamos analizar si repetirlos tantas veces se hace para alarmar o prevenir. Porque en este caso podrían tener un efecto importante para ir advirtiendo sobre el modo de operar del "motochorro", en determinada zona, bajando uno, la vereda, la contramano... Ahora si lo quiero ver políticamente, puedo decir que están insistiendo para crear una sensación que va más allá de la realidad".
Aunque ninguno de los actores de la seguridad privada lo quiera concebir de ese modo, la difusión de la inseguridad, sea en el boca a boca o a través de la repercusión en los medios masivos de comunicación, constituye una contundente herramienta de marketing que potencia el negocio integral del cuidado y la protección. Ser vigilador El trámite para que un vigilador sea autorizado no insume menos de 30 días. Debe contar con los estudios correspondientes, el ciclo técnico, curso de capacitación, en el caso de la Ciudad de Buenos Aires, secundario completo, el alta de reincidencia... "Es enorme la cantidad de certificados que hay que hacer en distintos organismos, con el costo arancelario que conlleva. Recién con toda esa documentación se puede presentar en la autoridad de fiscalización, que tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en provincia responde al Ministerio de Seguridad respectivo, para gestionar el alta. De modo que no pasa por una fuerza, sino por el poder político. Nunca hemos logrado tener altas tempranas", afirma Gorini.
Como la función de la seguridad privada tiene interés público, se denuncian los objetivos, las altas y bajas de los vigiladores. Está muy regularizado en nuestro país, como en Brasil, Ecuador, Colombia, Chile ni hablemos, es que hubo una influencia española muy fuerte, bastante criteriosamente observada. Delincuentes cohesionados Los delincuentes en el mundo manejan el mismo código, no así las fuerzas de seguridad, que responden a políticas disímiles que se dictan en cada país.
Hasta dentro de la misma frontera, como sucede con la Argentina, donde ni siquiera es posible integrar a escala nacional la seguridad pública entre sí y mucho menos con la privada.
"Una empresa de seguridad necesita tantas habilitaciones como en provincias pretenda estar. Y si fuera en las 24 debe tener 24, más Prefectura Naval, que tiene un trámite propio, y Policía de Seguridad Aeroportuaria, que se maneja con su normativa", describe Gorini.
Diego Corrales Jiménez, director de la consultora En Ciudad, organización que se especializa en materia de seguridad, oriundo de Colombia, opina que "el crimen siempre va a tener la capacidad económica y de corrupción para desestabilizar a los diversos cuerpos policiales. Sin embargo, uno ve que cuando existen mandos únicos de policía hay un poco más de control sobre los uniformados. A diferencia de México, Brasil o la Argentina, el sistema de seguridad de Colombia es unitario, mientras que en estos países los sistemas son federales. Nosotros tenemos una sola policía, y no diversas escalas de efectivos provinciales o municipales". La delgada línea roja La OECD, en su trabajo sobre el Sector Seguridad, considera que la seguridad privada es actor o parte, y la define como "aquellas empresas comerciales que directamente proveen protección militar o servicios relacionados con la seguridad por lucro, a escala local e internacional".
La duda consiste en distinguir cuál es cuál cuando se presenta una urgencia en la que está en juego la integridad de las personas.
Rodrigo Feresin, gerente de SpeedCentre, da como ejemplo un evento en la puerta de un edificio: lo que debe hacer el encargado de la seguridad privada es prevenir y avisar a la seguridad pública. "Si vienen cuatro o cinco personas, tipo grupo comando, a copar el edificio, lo que tiene que hacer es garantizar que nadie salga lastimado, pero no se va a enfrentar ni sacar una pistola para tirotearse con nadie, porque no es ese el rol de la seguridad privada. Si no, descartaríamos la seguridad pública, no tendría sentido".
Patricia Sclocco, de Securitas Argentina, cuenta que en uno de los casos de los más resonantes que les tocó protagonizar, como los saqueos e intentos de asaltos masivos en la Patagonia durante diciembre de 2012, "nuestros equipos de trabajo demostraron su preparación para actuar en situaciones inesperadas y un sólido compromiso y profesionalismo para llevar adelante las acciones de disuasión necesarias, con lo cual hicieron posible cumplir con las expectativas de nuestro cliente, que afortunadamente no tuvo hechos que lamentar". Securitas La gestión de seguridad también se monitorea Los guardias que lucen el uniforme de esta empresa en los countries, logística, aeropuertos, puertos, industria, bancos, centros comerciales del país empezaron a manejar algo más que monitoreo de cámaras, alarmas, su vista, percepción y planillas de los superiores.
Patricia Sclocco Ahora disponen de un equipo que organiza y permite realizar las tareas previamente asignadas al personal, llamado PDA, que les marca las rondas, escanea códigos de barras, requiere acciones o tareas incompletas, toma fotos de incidentes y resalta tareas pendientes.
"Hemos avanzado en la formación de guardias para el segmento Securitas Connect, que es una herramienta de gestión de seguridad que, además de la PDA, consta de un portal de tareas de seguridad y un portal del cliente", cuenta Patricia Sclocco, directora de Comunicación, Asuntos Públicos y RSC de esta compañía de seguridad privada de origen sueco, que desembarcó portadora de un bagaje de experiencia en 50 países y acumuló 15.000 empleados en las nueve empresas que pertenecen al grupo.
La innovación se asienta en el contexto de un mercado cuya principal característica en el ejercicio anterior fue haber demandado 22% más en servicios de seguridad electrónica y haberse mantenido en niveles similares a los de los años precedentes en seguridad física.
Según informó la vocera de la compañía, la última facturación fue de $1.472,4 millones, que superó a los $1.051 millones de 2011 en 43%, mientras que las contrataciones se mantuvieron sin cambios en el período. En todo caso, apunta, el nivel de contratación acompañó a la demanda de los clientes. "Nuestra estrategia está basada en la formación y especialización de nuestros guardias, a través del Instituto Securitas y de nuestra plataforma de e-learning, disponible para nuestros 15.000 guardias", explica.
Con 15% del mercado, "nuestro crecimiento como empresa se ha mantenido constante. No hemos registrado picos de demanda en las soluciones que ofrecemos para servicios residenciales", comenta Sclocco. 

Mercado en concentración

Admite que "como en todos los mercados de mano de obra intensiva, el de la seguridad tiende a concentrarse" y "somos pocas las empresas que podemos brindar soluciones innovadoras y de tecnología integrales".
Cuando se le pregunta sobre el alto porcentaje de informalidad que caracteriza al servicio de seguridad física, recuerda que "la ley de la seguridad privada regula todos los aspectos del negocio y de las funciones de los guardias. Y obliga a tomar un curso de capacitación de guardias como condición sine qua non para desempeñarse en esa función".
Pone como ejemplo que la provincia de Buenos Aires requiere un entrenamiento de 100 horas; Ciudad de Buenos Aires uno de 60 horas.
Sobre ese particular indica que "nuestros guardias reciben formación y capacitación específica y propia, más allá de la que exigen los marcos regulatorios de Provincia y Ciudad, para cumplir con la misión de brindar seguridad privada".
Amplía: "Hemos desarrollado el curso de 'Guardia modelo Securitas', que toma las exigencias de las dos jurisdicciones, y le agregamos dos módulos específicos para mejorar el de­sem­peño de su actividad: uno de conocimiento de herramientas informáticas, otro de lectoescritura y cálculo matemático simple, que nivela los conceptos que traen desde que dejaron su escolarización".
Además de los módulos que marca la ley, Sclocco menciona los planes de capacitación específicos para guardias, custodios y técnicos que ejecutan sobre la base de los requerimientos de cada servicio y alineados a las necesidades del segmento donde se desempeñan, por ejemplo countries, bancos, industrias, puertos, aeropuertos, etc". Prosegur La videovigilancia ve más que muchos ojos

El logo de esta firma viene de España, pero se distingue a lo lejos en los amarillos transportes de caudales y chaquetas marrones de los 155.000 colaboradores que desde 1976 actúan en geografías tan dispersas como las asiáticas Singapur, India y China.
Alejandro Adelardi

O las europeas Alemania, Francia, Luxemburgo, Portugal, Rumania y por supuesto España, y latinoamericanas Brasil, Chile, Colombia, México, Paraguay, Perú, Uruguay y la Argentina.
Por vigilancia, logística de valores y gestión de efectivo y tecnología desparrama facturación por los 15 países en los que opera que reunió, nada más que en el primer semestre del año pasado, € 1.753 millones, 33% más que en igual lapso de 2011. Es un dato oficial, de los exiguos que publica el sitio global.
Otra pista cuantitativa del modelo de negocios la proporciona el crecimiento de América latina (68% en un año) contra el modesto 4% que deparó la región Asia-Europa. El nuevo continente estuvo a tono con la expansión del transporte de caudales y su logística del otro lado del Atlántico, superior a 40%, pero descolló en el rubro tecnológico, con 58% de aumento de sus operaciones contra 22% de las otras partes del mapa en conjunto.
En la Argentina, un equipo multidisciplinario de más de 17.000 profesionales, entre los que se destacan ingenieros, arquitectos, técnicos, instaladores, custodios, operadores de call center y personal administrativo, brindan un servicio integral que ha situado a Prosegur entre las tres principales compañías dentro de las preferencias de los usuarios del país, junto con Securitas y SG4. Abanico de prestaciones
El gerente general División Tecnología, Alejandro Adelardi, identifica el vector hacia arriba en las áreas de video-vigilancia, control de acceso, detección de intrusión y detección de incendio, en un mercado de la seguridad electrónica que en la Argentina representa 16% de la facturación total del mercado de la seguridad.
Explica: "La integración de la tecnología de punta al servicio tradicional de vigilancia física abre un abanico de prestaciones para los hogares, industrias, comercios y empresas, que abarca desde el monitoreo electrónico y por imágenes para viviendas particulares, hasta un proyecto más complejo e integral para barrios cerrados o countries".
La última innovación precisamente llegó por el lado de la búsqueda de tranquilidad de las personas ante la sofisticación de las modalidades delictivas y se conoce como "vigilancia dinámica", un servicio de prevención y disuasión durante 24 horas que combina vigilancia presencial itinerante con prevención e intervención, combinada con otras prestaciones: CCTV (circuito cerrado de televisión), control de accesos, sistemas anti intrusión, que ya se ofrece a clientes corporativos.
"Personal de Prosegur, provisto con equipos de geolocalización, recibe la hoja de ruta monitoreada con GPS, en donde se detallan todas las locaciones que deberá visitar durante su ronda. Luego, se procede con las visitas de control a las instalaciones de clientes, en las franjas horarias acordadas", detallan Adelardi y el director comercial Vigilancia Activa y Logística de Valores, Christian Martínez.
Otra de las novedades es el monitoreo online de casas o comercios a través del celular del cliente que se conecta a un portal de Prosegur y el reporte a la central receptora de alarmas solo cuando el sistema envía alguna señal, así como cajas fuertes monitoreadas que se vinculan al sistema de alarma de los domicilios.
Martínez subraya el entrenamiento y capacitación en defensa personal, técnica de intervención y operativa de seguridad, primeros auxilios, protección civil, prevención y lucha contra incendios, atención y orientación al cliente, normas legales que reciben los vigiladores en general. Y los que actúan en ámbitos diferenciales la reciben en seguridad bancaria, control de accesos, seguridad en hipermercados, seguridad aeroportuaria, según el caso. G4S Argentina La criminalidad mueve la demanda Search encontró su identidad a los 40 años, cuando después de constituirse como una de las primeras empresas de seguridad privada en la Argentina pasara a comienzos del milenio a integrar una red mundial de operaciones en 118 países, con 657.000 empleados, una fusión con la británica Securicor que cotiza en Londres y Copenhague.
Fernando Nelly Finalmente, se llegó a su denominación como G4S Argentina.
Una evolución que la vio arrancar con informes comerciales y custodia de ejecutivos y ahora incorpora a la división tecnológica de Detcon, con lo cual amplió la oferta de soluciones innovadoras, integrales y generadoras de valor. Entre sus clientes tiene a Unicenter, Techint y, en general, como señala el presidente y Country Manager, Fernando Kelly, "somos proveedores de actividades complejas, como por ejemplo, la minería, siderurgia, petróleo, entre otras".
Afirma el ejecutivo que la facturación de este año fue superior, y complementó un crecimiento orgánico con el factor inflacionario. "El área de tecnología crece a tasas superiores a las de la seguridad física, aunque en volumen de dinero su peso es menor. Nuestro crecimiento orgánico, el de G4S, desagregada la inflación, fue de 5% durante 2012", indica (facturación de $459 millones en 2011, según el último ranking de las 1.000 de Mercado).
Precisamente la tecnología les permite ofrecer a compañías de segmentos específicos, como la hospitalaria, retail o del transporte, infraestructura tecnológica de seguridad y operación provista por una sola empresa dentro de un único contrato.
Descarta que el crecimiento en la demanda de servicios de seguridad sea un fenómeno que se da exclusivamente en nuestro país, sino que es a escala global. "Es cierto que existe una relación entre la criminalidad y los requerimientos de seguridad, pero la demanda agregada viene más del lado de los particulares y comercios que del sector corporativo, el cual históricamente utiliza este tipo de recaudos surgidas de políticas y criterios más institucionales", aclara. Presencia de la informalidad
Concede que la demanda pueda estar creciendo en el segmento de los particulares, comercios y Pyme pero no necesariamente se percibe en el segmento formal, el de las empresas, que operan legalmente, sino que gran parte de esta demanda incremental es atendida por empresas con alto grado de informalidad.
"Que es mucha en el sector", afirma Kelly. "El mayor fraude surge de la violación a las leyes laborales y la evasión al sistema de seguridad social. Muchas empresas del sector emplean todavía a su personal a destajo, utilizándolos en regímenes de trabajo extenuantes de 12 horas diarias –seis días a la semana– y registrándolos solamente por jornadas muy inferiores a las reales. Esta situación atenta contra la prestación de un servicio seguro y de calidad por diversas razones: el personal encuentra afectados sus derechos laborales, las empresas asumen un riesgo al ser solidariamente responsables de esta situación, y se genera una competencia desleal dentro de la actividad", expone.
Admite sin embargo que "probablemente se produzca un efecto sustitución de mano de obra por tecnología; esto ha sucedido en los mercados más maduros de Europa y EE.UU.", aunque aclara que "la velocidad y la materialidad de este fenómeno de sustitución depende en gran medida de la relación de costos entre la mano de obra y la tecnología. En este momento en la Argentina esta relación está claramente en favor de la tecnología. El mercado crecerá en porcentajes algo superiores al PBI por el efecto "criminalidad". Pero el mercado tecnológico debería seguir creciendo a tasas de dos dígitos si bien en volúmenes de facturación la seguridad física seguirá ocupando largamente el primer lugar".
Agrega el management como un factor clave en el funcionamiento de los sistemas de seguridad: "Ninguna integración, ningún sistema de seguridad electrónica o servicio de guardias podría cumplir los objetivos trazados por la compañía y sus clientes, de no ser por el factor humano que organiza y gestiona el trabajo", pontifica. LoJack Un combo electrónico para recuperar autos Afamados por sus localizadores de vehículos, actualmente declara trabajar con un nivel de 95% de eficiencia. Junto con las alarmas conformaron soluciones complementarias, asegura Enrique Vera Vionnet, gerente de Marketing de la empresa para Cono Sur. "En este sentido, –agrega– se puede afirmar que existen sinergias de servicios que permiten generar combinaciones, ofreciendo soluciones integradas para ser controladas con mandos a distancia a través de un solo dispositivo".
En ese "combo" entran en muchos casos las compañías de seguros, que trabajan en forma conjunta con empresas proveedoras de diversas soluciones de seguridad, tales como los equipamientos de localización. "En este sentido, la alianza que se genera es sumamente beneficiosa para estas, ya que este tipo de servicios les reduce los costos de siniestros", redondea.
En ese aspecto, el ejecutivo considera que no se trata de una superación de la seguridad electrónica hacia la física, sino de una combinación. "Es decir, si bien la tecnología nos permite desarrollar soluciones cada vez más sofisticadas y precisas, lo cual ayuda a potenciar la prevención del delito, existen situaciones donde se necesita de una persona física para solucionar el hecho en sí", aclara.
Subraya Vera Vionnet que, como en todas las actividades donde la tecnología juega un rol protagonista, "nuestros recursos están constantemente en proceso de capacitación, no solo de operación sino de desarrollo, tanto en hardware con software, que tenga relación con la gestión propia de los servicios, así como la mejora e implementación de nuevas integraciones de conectividad y/o upgrades de productos y servicios".
Cuando se le pregunta por las medidas cambiarias y relacionadas con las importaciones que sancionó el Gobierno, responde que afectan en menor o mayor medida a los distintos sectores de la economía, pero insta por ello a las empresas para que desarrollen la capacidad de implementar ágilmente las modificaciones necesarias para cumplir con las nuevas normativas.
Finalmente, para explicar la proliferación de los dispositivos destinados al recupero vehicular, destaca que la firma provee de diversos modelos que constan de un abono de instalación y un fee mensual que hoy –en promedio– está en los $100. ADT Todas las soluciones a la plataforma única "El sector de seguridad electrónica ha crecido considerablemente en los últimos años conforme al desarrollo de la economía local; el crecimiento económico aumentó la inversión que hacen en seguridad tanto empresas y comercios, como los individuos", afirma Javier Kahn, gerente de Nuevos Negocios de la empresa para la Argentina y Uruguay.
Javier Kahn Según el ejecutivo, "la seguridad ha sido siempre una de las mayores preocupaciones de los argentinos y cada vez más individuos han logrado acceder a las soluciones, debido a que el sector ha invertido en desarrollo y tecnología para crear sistemas que se ajusten a necesidades particulares y permitan a los usuarios alcanzar una mejor calidad de vida".
Pondera un crecimiento de la seguridad a tasas muy altas, a un promedio anual de 10%. Y dentro de ello, las ventajas que presenta el mercado de la seguridad electrónica están relacionadas con los costos, la seguridad y la integración.
Detalla al respecto que "los costos de la seguridad electrónica son más accesibles debido a que la tecnología permite monitorear varios espacios simultáneamente y en tiempo real desde una misma central, lo cual aporta máxima eficiencia a los recursos humanos que administran y controlan los diversos escenarios. Asimismo, existen planes de financiación que permiten invertir en sistemas y soluciones a medida".
Agrega que los avances constantes de la tecnología permiten que los dispositivos que prestan el servicio vayan siendo cada vez más fieles y confiables y presenten un margen de error casi nulo.
Finalmente, exalta como valor diferencial la posibilidad de integrar todas las soluciones de seguridad en una única plataforma. Así, alarmas monitoreadas, controles de acceso y cámaras de seguridad pueden funcionar en simultáneo, cruzando datos, y analizarse en conjunto para brindar una perspectiva de seguridad verdaderamente integral, que además puede ser controlada remotamente.
En cuanto a ADT, destaca Khan que trabaja en todas sus unidades de negocio para seguir desarrollando soluciones que se adapten a las necesidades específicas de cada segmento: residencial, retail y mercados verticales. Segmento residencial
En el segmento residencial, ADT desarrolla soluciones que tienen en cuenta la complejidad de los sistemas que necesita cada uno y los distintos aspectos que quieren cubrir. Un ejemplo es uno de los últimos productos lanzados al mercado, la botonera antipánico, que se desarrolló para uno de los sectores más vulnerables de la sociedad y ha contribuido a atender una preocupación creciente de las zonas urbanas, como han sido "las entraderas", o el cuidado de los mayores.
Explica que "este producto responde a las señales de asalto, incendio y emergencias médicas con dispositivo magnético que lo convierte en una alarma tradicional. El sistema de control remoto, que alcanza hasta 40 metros, es un factor de valor clave para personas que pasan muchas horas del día en su hogar o quieren estar protegidos cuando ingresan o egresan del mismo.
En retail, ADT enfoca hacia las necesidades de pequeños y medianos comercios, así como la demanda de grandes retailers, "sector en el que somos líderes a través de nuestra marca Sensormatic".
Entre las ventaja diferenciales que ofrece ADT al mercado, "las grandes compañías saben que cuentan con el respaldo de una empresa internacional como Tyco, de quien ADT forma parte, que opera en más de 60 países y cuenta con profesionales capaces de garantizar el cumplimiento de estándares no solo locales, sino también regionales y globales".
Destaca como otra ventaja diferencial a la inversión inicial requerida, ya que el costo es muy bajo en razón de que los equipos son entregados en comodato y únicamente se cobra su instalación y el abono mensual acordado.
Enumera otros servicios adicionales de seguridad, como asistencia al viajero, a las mascotas, acompañamiento telefónico en vía pública, entre otros, que permiten cuidar al usuario en todos los aspectos que lo conciernen en términos de seguridad. Brink's Ocho intentos de asalto y la mitad abortados La facturación de 2012 para la firma fue de $510 millones y esperan crecer este año alrededor de 25%, ya que prevén que los actuales clientes incrementarán la demanda de servicios de transporte y procesamiento de valores, acompañando el crecimiento de sus negocios y expansiones de sus coberturas geográficas.
Néstor Morena "Vemos que estos clientes demandarán nuevas y más complejas soluciones, por lo que permanentemente desarrollamos nuevos productos. En este sentido, recientemente anunciamos un servicio de contingencia para tesorerías bancarias y otro denominado Compusafe, orientado al segmento retail, que consta de una caja de seguridad inteligente con lectora de billetes", señala el director comercial, Néstor Morena.
La apuesta adicional de la firma es sumar nuevas empresas que no son consumidoras actuales de estos servicios, razón por la que "hace tiempo que hemos puesto mucho foco en el segmento de las pequeñas y medianas empresas ofreciéndoles servicios especialmente diseñados para ellas".
Otro ejemplo es el servicio de carga segura, que consiste en el transporte de mercadería en camión blindado utilizando vehículos de gran porte especialmente diseñados para esta solución.
"En ambos casos nuestro mensaje a estos segmentos es el de la prevención, que según nuestra experiencia mundial en el tema es la única estrategia efectiva para minimizar riesgos", dice Morena.
Afirma que "!a capacitación nos insume una parte muy importante de nuestros presupuestos, pero consideramos que es algo esencial de nuestro negocio, ya que no solamente tenemos como objetivo custodiar los valores de nuestros clientes, sino también proteger la salud y la vida de nuestros empleados".
Para ello, fue fundada hace unos años la Universidad Brinks, un centro de entrenamiento propio donde capacitan a todos los empleados en los procesos operativos, conducción responsable, tiro, conceptos de atención al cliente, detección de billetes falsos y en muchas otros aspectos que hacen a un trabajo de excelencia. Capacitación y tecnología
La capacitación permanente y la incorporación de tecnología son claves para mantener altos estándares de seguridad, subraya.
Especifica en ese aspecto que "la mano de obra representa el principal ítem de nuestros costos, dado que en cada camión van entre tres y cuatro empleados. Además, el aumento del volumen de billetes nos genera la necesidad de incorporar permanentemente mayor cantidad de recontadores en el área de procesamiento de efectivo en nuestras plantas operativas".
En cuanto a los intentos de asaltos a camiones blindados, afirma que se han mantenido estables en los últimos tiempos, alrededor de ocho por año en toda la actividad, en todo el país, donde la mitad no son exitosos.
"Ahora bien, nunca sabemos aquellos intentos de asaltos que hemos frustrado por nuestra manera de operar que han disuadido a los delincuentes en sus intenciones, confirmando que la prevención es la mejor estrategia en materia de seguridad", se ufana.
Le dan sin embargo la razón las estadísticas de hechos de piratería registrados del final del 2012 y primer trimestre del 2013, hasta la fecha, cuando dicen que "los robos en la modalidad piratería del asfalto tomando el promedio de todo el país bajaron de 120 a 100 hechos promedio mensuales. Antes se registraban cuatro hechos diarios y en esta etapa se bajó", como se indicó en un informe elaborado en la Primera Reunión de la Mesa Interempresarial de Piratería de Camiones de 2013, de la que participaron dadores de carga, transportistas, aseguradores, brokers, supermercadistas, postales, gerentes de Seguridad y Logística, y otros, con la coordinación de los abogados Víctor Varone y Gabriel Iezzi. KTL A lo que obliga la elevada inseguridad Desde 1994 funciona la primera central de monitoreo y tres años después se expande a Tortuguitas, hasta que en 2000 nace el área de seguridad de la información, cuyos servicios se exportan a América latina y Estados Unidos.
Carlos Zanardi A partir de ahí crece en equipamiento, parque automotor para custodias, instalaciones y supervisión y finalmente califica para certificación de calidad ISO 9001-2008 otorgada por la compañía internacional TÜV Rheinland.
En seguridad física, provee de personal de vigilancia, custodia de mercaderías en tránsito, de ejecutivos y personas Vip, además del operador activo y control de guardias.
En electrónica, ofrece alarmas, sistemas de circuito de televisión CCTV, digitalización de imágenes, detección y extinción de incendios, alarmas perimetrales, monitoreo multimedia, telecontrol y telesupervisión.
El director de KTL, Carlos Zanardi, afirma que "el partido está abierto en todos los sectores", salvo en aquellos que compran a escala global, como barrios cerrados, countries, corporaciones, empresas de logística, banca, retail, automotrices y plantas.
Para ello señala que hay dos aspectos básicos: uno es la realidad del alto nivel de inseguridad que obliga a estar entrenado, alerta y a la vanguardia tecnológica para tener la agilidad suficiente que posibilite la adaptación a las nuevas modalidades del delito. Escenarios más difíciles
Y el otro aspecto es estructural: que en cuanto a la tecnología disponible y a cómo adaptarse en función de ella y poder estar a la altura de las circunstancias, la Argentina posee menos elementos y mayores dificultades (importación, disponibilidad, capacidad económica, variedad, soporte técnico) que en otros países, lo cual obliga a ponerse a la altura de las circunstancias en los escenarios más difíciles.
Juzga para ello determinante el aporte que realizan los profesionales en todas las áreas que aborda esta actividad multidisciplinaria que es la seguridad, ya sea en tecnología, aspectos técnicos, cuestiones tácticas / estratégicas, así como en diseños de estructuras.
Prefiere no hablar de costos, porque su mera existencia implica que hay una inversión y una consecuente retribución asociada, "que se verá reflejada en mayores beneficios, gracias a los cuales se obtiene mayor seguridad, activando el equipamiento a los bienes del objetivo, aprovechando mejor los recursos asignados (no es lo mismo arar 1.000 hectáreas con una persona en un tractor que con 10 hombres con bueyes)", simboliza.
Y ratifica que el costo tiene que ver con una inversión con mejora asociada, porque si no sería un gasto... y la seguridad es una inversión. Megatrans Piratas del asfalto, abstenerse por favor Miembro fundador de la CAESSAT (Cámara Argentina de Empresas de Seguimiento Satelital), la compañía de capitales argentinos se dedica a toda la gama de desarrollo de sistemas de información geográfica y de AVL, que desde 1994 opera más de 17.000 móviles incluidas las flotas del sector productivo y de organismos de servicio público.
Graciela de la Fuente

Presidida por Graciela de la Fuente, la empresa colabora en mucho a través de sus sistemas de localización y de informatización de los datos con las fuerzas de seguridad en la represión del delito, sobre todo en lo referente a piratas del asfalto. "Las fiscalías temáticas y/o Unidad Funcional de Instrucción en Piratería del Asfalto creadas en la provincia de Buenos Aires, al igual que las fiscalías de Instrucción de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hacen mucho uso de los informes que se obtiene de los equipos de rastreo para combatir el delito", señala de la Fuente.
En lo que se refiere estrictamente a autos, los equipos de rastreo son disuasivos: el ladrón de autos va a preferir unidades sin equipo antes de una con equipo de rastreo satelital. "Ante un hecho consumado, el equipo de rastreo permite un mejor y más rápido recupero de la unidad y ayuda a las fuerzas de seguridad en la lucha contra los desarmaderos y las bandas de piratas del asfalto y/o roba coches", precisa. Equipos de rastreo
Explica que los equipos de rastreo instalados en los vehículos están dotados de un GPS para obtener la ubicación del mismo; y de uno o varios sistemas de comunicaciones para poder enviar dicha información a los servidores de datos, pata finalmente ser visualizados en la aplicación del cliente.
"Estos sistemas de comunicación pueden ser GSM/GPRS, UHF, satelital; independientemente del sistema utilizado, el cliente observa siempre la misma información, es decir que el medio de comunicación utilizado es transparente para el cliente", describe.
Ante las utilización por parte de muchas bandas de piratas del asfalto de inhibidores (que son los elementos que harían desaparecer a las unidades de los radares), se ha creado el sistema de jaming, que permite detectar que la unidad está siendo inhibida y emite automáticamente una señal a la central de operaciones para alertar del suceso y en algunos casos suena una sirena fuerte que alerta a los vecinos por ejemplo.
Respecto de si se requiere o no además custodia física, aclara que puede llegar a prevenir el caso al voleo, pero aquel que se hace por encargo, ya está estudiado y cada integrante de la banda sabe cómo actuar y qué hacer, no agrega ni quita; es disuasiva.
Desde Megatrans, descartan que la mano de obra pueda ser sustituida ciento por ciento. "Lo real es que el uso de aplicaciones especializadas hace que los operadores estén menos estresados por la atención continua que antes tenían que darle a los sistemas; y en consecuencia están más tranquilos para tomar decisiones más importantes y así cometer menos errores", aclara. Intelektron Crecimiento obnubilado por el cepo importador Marcelo Colanero, presidente de la firma, sostiene que "2012 fue un año particularmente atípico, porque desde que comenzó empezaron las nuevas medidas del Gobierno relacionadas con las trabas a las importaciones y con eso, comenzaron los problemas para nosotros y para todas las empresas del sector". Intelektron, desde hace 22 años desarrolla y fabrica todo lo relacionado con los sistemas de control de accesos, de horario del personal y de visitas. Su titular destaca en tal sentido que "para las importadoras, obviamente, el problema fue directo, pero después de los primeros meses aflojó un poco la presión y pudieron trabajar mejor, en cambio para aquellos que somos fabricantes electrónicos, todos nuestros insumos y materia prima son importados y realmente se hizo muy difícil conseguir los componentes que necesitamos. Cuando no faltaba una cosa, faltaba otra, complicando muchísimo lo que supuestamente se quiere defender, que sería la fabricación nacional".
"Decían que jamás impedirían las importaciones de insumos para los que fabricamos y, sin embargo, tuvimos problemas como todos". También se aseguró que una empresa con superávit en su balanza comercial no tendría problemas, y no obstante nosotros, que tenemos más exportaciones que importaciones, cada tanto (discrecionalmente y sin explicación alguna) nos topamos también con algún impedimento. "Para este sector, estas medidas han sido muy perjudiciales y aún no se termina de recomponer", acentúa.
Se lamenta: "no solo no lograron el cometido, sino que complicaron la supervivencia de casi todos los fabricantes del sector. Obviamente hay sectores que se vieron favorecidos, pero en este rubro funcionó en sentido inverso".
Para eso, enumera, "fabricamos los propios equipos de control de accesos, los relojes de control horario con tarjetas, con huellas digitales y las demás tecnologías. También realizamos los molinetes y todo el software para esas aplicaciones, pudiendo hacer que interactúen y permitan tener un sistema de control de acceso integrado".
Contrario sensu, descarta problemas con los seguros para los equipos en general, aunque aclara que el mejor seguro, en estos casos, es que se considere un mantenimiento posventa. Eso responde a los requerimientos para los que se los compraron y garantizan un menor costo de reparaciones, que se evitan cuando los equipos tienen ese mantenimiento periódico por técnicos idóneos y una empresa responsable. Otras expectativas
Invoca la trayectoria y trabajo que porta la firma, que le permitió seguir y terminar el año con un incremento de 15% respecto del anterior, "pero si se tiene en cuenta la inflación, los aumentos de costos y las dificultades para conseguir insumos, la cifra no satisface nuestras expectativas".
Fue una decepción generalizada, "porque por lo que sé, sufrieron situaciones similares la mayoría de las empresas del sector y ninguna obtuvo el crecimiento que se había planteado para el año".
Ex presidente de la cámara sectorial, Colanero subraya que quedó demostrado hace años que "la seguridad física y la electrónica no son una o la otra, sino una más la otra".
Mejorar los niveles de seguridad implica, a su entender, que lo ideal sería poder complementarlas: no se podrían tener solo guardias de seguridad sin equipos electrónicos, ni tampoco lo contrario. Si bien la seguridad electrónica viene creciendo año tras año, nunca hará desaparecer a la física, lauda.
En el caso de Intelektron, incorporaron a los equipos la tecnología de GPRS (red celular de datos) para conectar a la distancia los relojes de control horario, lo cual permite a una oficina administrativa, cuando no hay posibilidad de conexión a Internet mediante una red o una computadora, controlar al personal que trabaja en lugares totalmente distantes, como una mina o una obra en construcción, etc. Conecta con el reloj (vía GPRS) y descarga las marcaciones para ser procesadas con el software.
Todos estos avances en materia de seguridad transformaron el perfil del personal de seguridad física de hace 10 años. "Actualmente, debe prepararse para poder manejar los distintos sistemas de seguridad (cámaras de CCTV, controles de accesos, etc.)", concluye.

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets