Espacio publicitario
Domingo 15 de septiembre de 2019
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Para Entender

La transformación digital exige una arquitectura empresarial

La denominada disrupción no es otra cosa que la adaptación a un
medio ambiente que ya nos rodea. Cómo y en qué grado lograr esa transformación, dependerá de la arquitectura de procesos e
información, sumada a una sólida estrategia.

jue 22 de agosto de 2019
Comentarios: (0)
Por: ,

Galeria de imagenes
Anterior
Ampliar
Siguiente

Por Mario Lia

La idea de la digitalización o transformación digital de la empresa, gobiernos y otras organizaciones, no es algo realmente nuevo. Sus conceptos están presentes desde que las redes y la potencia de computación permitieron extender la integración de sistemas, procesos y acceso de los usuarios.
Como ocurre con casi todos los ámbitos tecnológicos y científicos, la capacidad digital ha crecido a pasos agigantados. Permite lograr cosas que, para una empresa, pueden significar la clave del éxito o el fracaso. De allí la calificación como algo disruptivo.
¿Quiénes saldrán ganando de esta transformación? En la opinión de muchos especialistas, los ganadores serán quiénes sean capaces de operar con canales integrados y con transacciones que recorran sin dificultad a los involucrados en todo el ciclo del negocio. Súmese a eso la capacidad de analizar e interpretar con realismo y velocidad los datos de los clientes. Todo en forma gobernable y con la mayor seguridad factible.

La Arquitectura Empresarial

Este enfoque exige que la organización esté dotada de una arquitectura empresarial. Las empresas que encaren la transformación digital no tendrán éxito si no cuentan con una arquitectura capaz de permitir la ejecución de sus estrategias del negocio. Por supuesto que esta afirmación es discutible.
Existe una gran cantidad de empresas exitosas en las que no se considera que su éxito esté garantizado por la transición a una economía digital.Volviendo al tema, tenemos a muchas empresas, muy exitosas o no, en las que sus directivos visualizan los beneficios de la transformación. De hecho, existen numerosas organizaciones en las que ya se había privilegiado la integración de la información.
Sin una arquitectura pre planeada a ese fin, esa integración se fue haciendo trabajosamente, creando un esquema poco estable. Hay empresas donde más del 50% del código de programación se ha desarrollado para conectar aplicaciones y procesos. Este código rígido puede haber logrado su objetivo, pero no ofrece la agilidad necesaria para la era digital.
Imaginemos por un momento lo que es realizar cambios en una estructura de este tipo. Una arquitectura empresarial, en cambio, permitirá la ejecución del modelo de negocio administrando sin esfuerzo la complejidad; mejorando la agilidad; gobernando el entorno y reduciendo tiempos y costos.
Tratándose de un proyecto complejo, la construcción de una arquitectura empresarial efectiva y apta para la transformación digital requerirá de excelentes conocimientos y prácticas. En especial, será necesario ponerse de acuerdo respecto a qué es la arquitectura empresarial y su misión.

El Factor Humano

Como existen diversas definiciones o acepciones del término "arquitectura empresarial," digamos que los arquitectos necesarios pueden variar en su perfil. Lo más aceptado es que se trate de profesionales en TI (Tecnología de Información), si bien debido a esas diferencias semánticas, las funciones que se esperan de ellos varían.
En algunas empresas pensarán que hacen falta tecnólogos que ayuden a decidir si conviene usar servicios de la nube o hacer todo en el centro de datos propio, por ejemplo. En otras se habrá concebido mejor el alcance del proyecto y se preverán posiciones por separado para arquitectos de aplicaciones, de datos o de seguridad. No hace falta aclarar que aquí estarían centrando demasiado el foco en los aspectos relacionados con TI. En otras organizaciones buscarán que el manejo quede en manos de gente con una visión más amplia y capaz de optimizar el alineamiento del negocio con los recursos de TI. La mayor reflexión respecto a toda esta cuestión pasaría por responder a la pregunta: ¿Qué se busca lograr para la empresa? La respuesta más frecuente será: lograr que la organización pueda operar digitalmente de una forma más ágil que la actual.
Existirán casos en los que los encargados de la construcción de esta clase de arquitectura deberán tener conocimientos y experiencia en un determinado marco de acción o industria, además de un profundo foco en alguna tecnología que resulte crucial para la competitividad.

Selección del esquema

Un marco arquitectónico empresarial consiste de un modelo que una organización puede utilizar para entender las múltiples y diferentes interacciones existentes entre sus procesos y sus sistemas de información. Existen numerosos esquemas. La mayoría entiende a la arquitectura de procesos e información de la empresa en forma de capas. Por ejemplo, la capa de negocio, la de las aplicaciones y la de datos. Muchos de estos esquemas describen procedimientos para mejorar la arquitectura empresarial en el pasaje de su estado actual a uno futuro. El primer esquema fue el que propuso John Zachman, investigador de IBM, en el año 1987. Es un esquema que ha sido actualizado muchas veces y que se basa en el concepto de artefactos (que representan a las diferentes áreas de la empresa) planteados en una matriz de dos dimensiones. Otro esquema reconocido es NIST (National Institute for Standards and Technology), desarrollado por el gobierno de los EE.UU también en los años 80. Utiliza un modelo de cinco capas que incluye arquitectura del negocio; arquitectura de información; la de sistemas de información, la de datos y la de entrega de datos. TAFIM (Technical Architecture Framework for Information Management) es el esquema creado entre 1980 y 1990. Es muy detallado y consiste de un procedimiento de planeamiento en siete fases y de un modelo de arquitectura con cuatro vistas diferentes. Si bien este proyecto fue cancelado por el gobierno de los EE.UU, tuvo mucha influencia en la creación de otros esquemas. Estos son solo unos pocos ejemplos y podríamos mencionar a muchos otros, aunque veremos que la mayoría se originó entre los años 80 y 90, con lo cual ratificamos lo dicho al principio: la idea de una arquitectura empresarial tiene muchos años. La selección de un esquema de arquitectura dependerá finalmente del método que se siga para determinarlo. En general y resaltamos "en general," se comienza caracterizando el contexto a evaluar, la evaluación de los posibles métodos y analizando las metas, objetivos y limitaciones. El trabajo profesional es aquí clave ya que habrá que decidir qué elementos son importantes en la evaluación y cuál será el criterio. Ponderar y priorizar la importancia de cada elemento es también clave. Está comprobado que en el proyecto debe existir una fuerte participación del usuario final y que el trabajo en grupos es esencial, incluso a la hora de tomar decisiones. Estamos frente a una figura donde es conveniente pensar en términos del recordado Aprendizaje de la Organización, popular a finales de los 70. Para no entrar en detalles metodológicos difíciles de digerir, concluiremos en que el proceso de selección debe partir de la construcción de un método de evaluación. La participación de todos los usuarios en la organización es factor clave para la calidad y alcance, sobre todo alcance de la metodología a seguir. Además, existe una amplia variedad de herramientas de software que, debida e idóneamente conducidas, ayudarán en el desarrollo propiamente dicho. A medida que se va completando el diseño, es importante trazar los escenarios esperados y verificar si se dispone de la tecnología de información adecuada para la extensión de los procesos tanto como sea necesario para la estrategia de la organización. Como lo señaló el general Von Clausewitz en su libro De La Guerra, "hay que estar preparado para llegar tan lejos como sea necesario." La transformación digital permitirá incursionar en nuevos espacios de mercado y competencia y no habrá nada peor que llegar a un espacio productivo y lleno de oportunidades sin tener los recursos necesarios para aprovechar las oportunidades. La disrupción o transformación digital es una forma innovada de operar. Al directivo de una empresa u otra organización le importan más las capacidades con las que debe contar que los detalles tecnológicos. Una arquitectura apta para la digitalización es aquella que se conecta con todo: aplicaciones en la nube, sistemas anteriores del centro de datos y otras fuentes de información como personas o cosas. Es accesible desde todo lugar y puede accionar procesos del negocio involucrando a clientes, empleados y socios externos en modo multicanal. Funciona en cualquier parte, desplegando sus aplicaciones donde tenga sentido para el negocio: nubes públicas, privadas, híbridas o centros de datos.

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets