Espacio publicitario
MiéRcoles 13 de noviembre de 2019
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Para Entender

Economía y comercio global se desaceleran

En su última reunión, el pasado 18 de septiembre, la Reserva Federal de los EE.UU señaló que, si bien el consumo seguía creciendo, la inversión y las exportaciones estaban débiles y, por otro lado, la inflación, en sus dos variantes, seguía por debajo del 2% anual.

mié 16 de octubre de 2019
Comentarios: (0)
Por: ,

Galeria de imagenes
Anterior
Ampliar
Siguiente
Economía y comercio global se desaceleran

Por Juan José Llach (*)


Basándose en estos datos, el organismo decidió bajar la tasa objetivo de los fondos federales 0,25 puntos, a entre 1,75 y 2,00 anual. Hay más fundamentos para justificar esta decisión. La tercera y última estimación del PIB mostró que el producto bruto interno de los EE.UU creció sólo 2,0% en el segundo trimestre, contra 3,1% en el primero. Los índices basados en las encuestas a los gestores de compras (ISM, por su sigla en inglés) mostraron fuertes caídas en septiembre.


El del sector servicios se mantuvo en 52,6, por encima de 50, o sea en terreno positivo, y así ha estado por 116 meses consecutivos. Sin embargo, tuvo fuertes caídas respecto de agosto (56,4) y de los últimos doce meses (56,8). Peor aún fueron los datos del sector manufacturero, que se ubicó en terreno negativo por segundo mes consecutivo (47,8), inferior al de agosto (49,1) y, más todavía, al promedio de los últimos doce meses (53,5).


Por otro lado, las exportaciones subieron levemente en agosto, pero cayeron en el acumulado anual, con aumentos en los servicios y bajas en los bienes. Las importaciones aumentaron, tanto en agosto como en el acumulado del año, más por los servicios que por los bienes. En fin, el balance comercial se mantuvo en agosto, pero aumentó en el año, debido al aumento del déficit comercial en bienes.

Sin los resultados esperados

Tanto el retroceso de la industria manufacturera como el de las exportaciones y el saldo comercial de bienes evidencian que las políticas proteccionistas del presidente Trump no están dando los efectos esperados por él. La desaceleración de la economía de EE.UU está llegando también al empleo. Si bien la tasa de desocupación cayó en septiembre 0,2 puntos, a 3,5%, valor record desde diciembre de 1969, hace casi 50 años, el empleo total no agropecuario aumentó en 136.000 puestos, menos que los promedios de 2019 hasta ahora (161.000 mensuales) y con fuerte caída respecto del promedio de 2018 (223.000 por mes).

La desaceleración global continúa manifestándose más claramente en Europa. En septiembre hubo caídas significativas en los índices de sentimiento económico, clima de negocios y producción industrial.

Sin embargo, la confianza de los consumidores se recuperó levemente y no ha dado señales de retroceso, sostenida porque el desempleo (6,3% en la UE) no está aumentando hasta ahora. Una solución mínimamente digna del Brexit sigue ausente en el horizonte y aporta a la desaceleración de las economías del Reino Unido y de la Unión Europea.

También perjudicarán a la UE los aranceles que los EE.UU aplicarán a importaciones de la UE, autorizadas muy recientemente por la OMC. Sintetizando este panorama, la nueva directora gerente del FMI, la búlgara Kristalina Georgieva, manifestó el martes de las semana pasada, en su primer discurso, que en 2019 el 90% de la economía global se desacelerará y, por ello, crecerá a la menor tasa de la corriente década (podría perforar, inclusive, el piso del 3%).

Menor comercio de productos industriales

Ratificando su liderazgo global, cerca de un 40% de los países emergentes crecerá por encima del 5%, incluyendo 19 países del África Subsahariana. Una causa principal de la desaceleración es el menor dinamismo del comercio mundial, que por ahora sólo afecta a la manufactura, pero pueden seguirle pronto los servicios y el consumo. El FMI estima que la economía global perderá US$ 700.000 millones por el menor comercio, e insta a los países superavitarios a gastar más, y si es posible coordinadamente.

Por cierto, el nivel de actividad económica global dependerá en buena medida de la evolución de las relaciones comerciales entre China y los EE.UU. Las noticias al respecto no son buenas y trascendió que EE.UU limitaría la IED de empresas de EE.UU en China, pese a lo cual esta misma semana continúan las conversaciones.

Es bueno que las conversaciones de alto nivel continúen, pero será difícil que se anulen los proteccionismos ya puestos en marcha y, a lo sumo, se los moderará. De lo dicho resulta que, muy probablemente, la globalización tal como fue hasta 2015 ha terminado.

En el último mes ha habido señales más claras y típicas de la desaceleración global. Por un lado, han subido los principales "activos refugio", como el dólar, el oro y los bonos del Tesoro de EE.UU. En este último caso, la tasa del bono a 10 años está cerca de su mínimo histórico (1,46% en julio de 2016). Y, por otro lado, han bajado la mayoría de las commodities y de las bolsas.

Los granos pudieron evitar la caída porque el clima está castigando la producción en los EU.UU, mal clima que ahora amenaza extenderse a la Argentina.

(*) Economista y sociólogo, del Área de Economía del IAE, Universidad Austral

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets