Espacio publicitario
MiéRcoles 13 de noviembre de 2019
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Tecnología

“Súper Google”, un fantasma que asusta al mundo

El joven gigante de Silicon Valley ya se halla en condiciones de escrutar -¿espiar?- hábitos de compra o consumo monitoreando millones de personas físicas y jurídicas. A eso puede llevarlo el control de quienes usan computadoras y celulares.

jue 17 de diciembre de 2009
Comentarios: (0)
Por: ,

Galeria de imagenes
Anterior
Ampliar
Siguiente


Existe un nuevo síndrome con nombre propio, “fog”. En inglés, fear of Google; fácilmente traducible como “mag”, miedo a Google. Ese temor radica en el peligro, típico en internet, de que el megamotor de búsquedas monopolice flujos de datos y conocimientos.

En realidad, fog o mag datan de 2004, cuando la compañía fundada por Lawrence Page y Serge Brin (septiembre de 1998) empezó a perfilarse como un pulpo de tecnología informática. Hace cinco años, todavía, las pretensiones de organizar el conocimiento universal sonaban ingenuas. Hoy ya no lo son.

La veloz expansión de “súper Google”, paralela a la de tecnologías potentes y ubicuas, desvela a gobiernos, empresas y, claro, a Silicon Valley. Por supuesto, a la vanguardia de los miedos surge los mapas de Street view, que varios países y organismos no gubernamentales ven como amenazas a la privacidad de las personas.

Las aprensiones no se limitan a un motor que controla 65% del mercado norteamericano de búsquedas, sino que apuntan a otras tecnologías capaces de radiografiar rincones cada día más remotos de la realidad. El sistema G-mail escruta electrónicamente los mensajes y envía avisos personalizados a los usuarios. En este plano, el futuro depara muchas incógnitas relativas a comunicaciones celulares, terreno donde Google está ingresando vía la plataforma Android o los sistemas Google Voice (voz) y Google Wave (onda).

No obstante, todavía los negocios dominantes se vinculan a los 800 millones de computadoras que se activan diariamente alrededor del planeta. Este universo involucra sistemas como la “biblioteca universal”, Google News o YouTube. En verdad, súper Google podría ya mismo elaborar perfiles individuales o colectivos cada vez más articulados. No sólo en cuanto a comprar online sino, además, reservar entradas, pasajes o alojamientos. Todo ese conjunto de servicios cubre también reparticiones públicas, bancos, empresas, etc.

Por supuesto, Google se defiende negando comportamientos u objetivos monopólicos y sosteniendo haber respetado el lema de sus creadores, “no hacer daño”. Sin embargo, un casi ilimitado poder informático y su concentración en un solo país, Estados Unidos, le permite licuar modelos de negocios en sectores enteros. Por ejemplo, diarios en perpetua crisis –que lo diga Rupert Murdoch -- o televisión, víctima de YouTube. En resumen, fog o mag se justifican.

En esencia existe un factor aun más peligroso. La aceleración misma del desarrollo tecnológico de Google genera escenarios económicos, sociales, jurídicos y políticos hace poco inimaginables. Todavía hoy pocos los captan y casi nadie podría afrontarlos.

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets