Espacio publicitario
Jueves 19 de julio de 2018
Buscador de noticias
Encuentre toda la informacion que necesita en mas de 23 años de archivo
Espacio publicitario
Vida y Estilo

Para mí, salmón transgénico, por favor

Los avances en biotecnología , que incluyen técnicas de recombinación de ADN, permitieron romper las barreras de reproducción de los seres vivos originando los llamados “organismos genéticamente modificados (OGM) o transgénicos”.

mar 29 de junio de 2010
Comentarios: (0)

Galeria de imagenes
Anterior
Ampliar
Siguiente


Luego de un largo estudio de por lo menos diez años, la Food and Drug Administration parece estar a punto de dar su aprobación al salmón genéticamente modificado. La FDA es el organismo que decide lo que puede llegar a la mesa de los norteamericanos. Los opositores llaman “FrankFish” a la variedad, que sería el primer producto comerciable de la Revolución Azul, opuesta a la Revolución Verde.

El supersalmón crece tres veces más rápido que el natural: en lugar de tres años, llega a su peso y forma en sólo 16 meses. La compañía que quiere patentarlo -- AquaBounty Technologies de Waltham, Massachusetts, que cotiza en la bolsa de Londres – asegura que la ventaja sería mayor disponibilidad del producto, con muchas consecuencias para los mercados. Por lo demás, sabor, color, minerales, vitaminas, acidez y proteínas son idénticos a los del salmón que reemplaza: el atlántico. Así dijo al New York Times, el director gerente de AquaBounty Ron L. Stotish.

Según la compañía, la FDA habría ya dado el OK a cinco de los siete puntos exigidos para comercializar el súper pez. Sin embargo, cuando comenzaron las experimentaciones en Canadá, a fines de los años 90, los ecologistas miraban con sospecha al FrankFish. ¿Qué sucede si el trans-salmón se acopla con el natural? El productor sostiene que se obtendrán solo salmones femeninos y estériles. Recuerda además que el salmón atlántico que se vende actualmente ya es un producto de cautiverio. El supersalmón podrá nadar solo en piletas: la inmensidad del océano le estará vedada.

El último problema que la FDA deberá superar es el del etiquetamiento. Años atrás la administración decidió que no es obligatorio indicar si un alimento es producido con cereales genéticamente modificados a menos que éstos contengan propiedades nutricionales diferentes de los del producto natural. Así, el pescado que algunos llaman Frankenstein podría terminar en el plato sin ninguna indicación suplementaria.

Comentarios de los lectores
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Lo mas leido de Vida y Estilo
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Espacio publicitario
Últimos Tweets